Facultad de Medicina

Tiene 30 años y el 2013 se tituló en la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello. Hoy, esta nutricionista tiene a cargo al área nutricional del primer equipo de Colo Colo en la pretemporada que el club realiza en Sao Paulo. Esta es su historia.

Escrito por

Desde la pretemporada que los jugadores del primer equipo de Colo Colo realizan en Sao Paulo, Gabriella Riveri, titulada de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, con diplomado en fisiología del ejercicio y estudiante del magíster en Nutrición Deportiva, relata cómo a sus 30 años llegó a hacerse cargo de la alimentación saludable de uno de los equipos de fútbol más importantes de Chile y de Sudamérica.

La joven destaca el amor que siente por su profesión, la cual la ha llevado a participar en un matinal y en un comercial. Esta es su historia.

¿Por qué elegiste estudiar Nutrición y Dietética?
Estuve muy indecisa los últimos años del colegio. Cuando alguien me nombró nutrición me puse a investigar y me encantó lo que hacía el profesional. Nunca fui buena en el área de las ciencias, pero si tenía que pasar esos ramos para llegar a nutri, tenía que seguir adelante no más. Hoy me encanta química, biología, la comprensión del cuerpo humano y las vivencias de las personas, y como afectan sus hábitos.

¿Cómo fuiste en tu época de estudiante?
Respecto a mis notas, creo haber sido estudiante promedio, no destacada pero no mala. Si tuve un difícil inicio, y si hubo ramos que tuve que repetir. A medida que pasaron los años, fui tomándole el gusto a las materias, tenía muy claro que mi meta era ser nutricionista y ser la mejor, por lo que no había opción más que estudiar. Respecto a lo social, fui parte del Centro de Estudiantes de mi carrera, en un periodo muy complicado marcamos un antes y un después con CENUT, lo que me llena de orgullo a mi, a mi equipo y a todas las generaciones que estuvieron involucradas y vieron el avance que se generó. Por lo mismo, conocí a muchas personas, participé de varias actividades y proyectos.

¿Qué te gustaba hacer en la UNAB fuera de clases?
Intenté en todos los talleres impartidos, uno por semestre, siempre buscando una vía de desestrés, desde areobox hasta danza árabe. El gimnasio de la U también se transformó en mi zona segura, iba de manera constante, lo pasaba muy bien y tuve la suerte de encontrarme con un inmenso equipo de profes, compañeros o alumnos de otras carreras, que hacían de mis días de gym, el momento de despeje total. Con muchos, aún mantenemos contacto y amistad.

¿Cuáles han sido tus logros en lo profesional?
La Independencia. Mi primer trabajo fue en una consulta privada, una empresa muy grande, si bien fue bastante sacrificado en el ámbito emocional, obtuve muchas herramientas para más adelante. Después, trabaje en programa de salud, y luego en otra consulta privada. Estando ahí, me di cuenta que yo era capaz de emprender, me armé de valor y decidí atender por mi cuenta. Al principio fue difícil, mis primeros meses fueron muy bajos, y así pasó mi primer año con altos y bajos, inestable. Me mantuve firme. Hoy, tengo mis pacientes y manejo mis tiempos. Gracias a mi carrera he tenido experiencias sumamente diversas, estuve en un matinal, hice una campaña de Leche Nido, he realizado varias cuñas en noticias, he participado en proyectos de salud. Cada día que pasa me enamoro y entusiasmo más con mi profesión.

¿Cómo llegaste a ser la nutricionista del primer equipo de Colo Colo?
Una colega y amiga, Carolina Lillo, estaba por salir de prenatal en este equipo, me avisó y yo envié el currículo. A las semanas, me llamaron y tuve entrevista con el médico a cargo, el Dr. Maya, quien tomó la decisión de seleccionarme a mi, pese a la cantidad de postulantes para el cargo.

¿Cómo es trabajar en la nutrición de un jugador de fútbol y más de un equipo popular?
Primero, trabajar en deporte es algo por lo que he estudiado todos estos años, me encanta la nutrición deportiva. Estar en Colo Colo es una inmensa experiencia, muy gratificante y excitante. Trabajar con un equipo de primer nivel es un halago y un desafío constante, cuando se van obteniendo los resultados es cuando es gratificante y todos los sacrificios pasados tienen sentido. Me siento orgullosa y afortunada por esta oportunidad

A tu juicio, ¿Qué le cuesta dejar de comer al futbolista chileno?
Lo que le cuesta a la población en general, cosas dulces, o no tener mayor restricción de porciones según sus requerimientos.

¿Te gusta el fútbol?
Me encanta, ahora que tengo más opción voy cada vez que puedo a ver al Colo, en estos momentos estoy en Sao Paulo en la concentración del plantel y en mi segundo libre escuchando el Mundial.

¿Cuáles son tus planes a futuro?
Seguir creciendo profesional y personalmente, enriqueciéndome de experiencias nuevas.

¿Cómo te definirías en una frase?
Inquieta…

¿Cómo te ves en 10 años más?
Con mi consulta privada. Me encantaría trabajar con más nutris, formar un equipo de trabajo más grande.

¿Qué le dirías a alguien que quiere estudiar nutrición?
Que es bien sacrificado, implica tiempo, dedicación y, sobre todo, vocación. Yo me lancé a la vida, sin gustarme los ramos más básicos al inicio. Hoy amo mi carrera y sigo estudiando para perfeccionarme en las áreas que me gustan como Nutrición Deportiva, obesidad y sobrepeso. El trabajo no es fácil, muchas veces hasta ingrato, pero cuando te das cuenta de tus logros y del aporte que estas entregando, de la gratitud de las personas cuando eres parte en sus cambios positivos de vida, es ahí cuando todo vale la pena.

LUN | Esta mujer tiene a Colo Colo sin fritangas ni azúcar

 

Noticias relacionadas

Share This