Diario UNAB

Como Diario UNAB organizamos un concurso a través del fanpage de UNAB, cuyo premio era la posibilidad de conocer a una de las artistas y formularle una pregunta. Recibimos casi 150 preguntas, de las cuales seleccionamos tres por sede. Revisa aquí el resultado del encuentro de las artistas con nuestros estudiantes ganadores.

Escrito por

Miles de estudiantes UNAB disfrutaron de la música en vivo de las cantantes nacionales Denise Rosenthal y Pascuala Ilabaca, como parte de las actividades de bienvenida al Año Académico 2018, que organizó Extensión Cultural y la DGDE.

Como Diario UNAB organizamos un concurso a través del fanpage de UNAB, cuyo premio era la posibilidad de conocer a una de las artistas y formularle una pregunta. Recibimos casi 150 preguntas, de las cuales seleccionamos tres por sede. Revisa aquí el resultado del encuentro de las artistas con nuestros estudiantes ganadores.

 

GANADORES REPÚBLICA. Felipe Cáceres de Licenciatura en Historia, Ángela Silva de Licenciatura en Letras, Pascuala Ilabaca y Constanza Belmar de Trabajo Social.

 

—Pascuala, ¿Cuál crees que fue el disco que te consagró como artista y al que le tienes más aprecio?  / Ángela Silva de Licenciatura en Letras

—“Diablo Rojo Diablo Verde” es un disco al que la gente le tiene mucho cariño porque es la primera vez que se conocieron mis canciones (…) ConRey Loj” alcancé una madurez lírica, en la forma de expresarme poéticamente, alcanzamos un nivel de sonido muy profesional. En cuanto a lo técnico, profesional y musical estoy muy enamorada de él, es el único que escucho, lo canto en mi auto, me da vergüenza porque voy en la calle cantando mi disco. Me siento muy satisfecha de lo que logré con ese trabajo.

¿Cuál ha sido el mayor sacrificio que has realizado como artista y qué meta te falta concretar? / Constanza Belmar de Trabajo Social.

No sé si es un camino de sacrificio hacer mi música, sí de mucho esfuerzo. Nuestro propósito no es la masividad, sino alcanzar un público a través de la educación, del contenido, de otras cosas (…) Hay muchas decisiones sacrificadas que he tenido que tomar, que a veces van en perjuicio de la calidad de vida de la banda, porque es difícil tener plata para vivir de la música en Chile. Permanecer en una línea para no distorsionarte es fuerte.

—¿La poesía es un desarrollo de conocimiento dentro de tu interacción con la música o simplemente es un proceso creativo que te lleva a la composición musical? / Felipe Cáceres de Licenciatura en Historia.

—El pensamiento poético es la gran herencia que tenemos los chilenos en el ámbito de la poesía y la literatura, no podría desmarcarme de eso. Gabriela Mistral y Violeta Parra son artistas muy completas, abordan todos los temas, muestran un lado tierno y un lado descarnado (…) La diversidad de los poetas chilenos me hacen querer abrazar todos los sentimientos humanos. Trato de llevar eso a mi música, tengo una voz más dulce, pero no por eso voy a dejar de tomar temas más dramáticos.

 

GANADORES VIÑA DEL MAR. Javiera Castillo de Fonoaudiología, Denise Rosenthal, Antonia Carvajal de Derecho y Eloy Villa de Licenciatura en Historia.

—Denise ¿cómo es tu proceso creativo como compositora? porque entiendo que no solo hacer rimar palabras, sino entregar un sentido a quien te escucha / Javiera Castillo, Fonoaudiología.

—Es complejo, es un proceso en que vas adquiriendo más habilidades y herramientas para expresar diferentes situaciones o experiencias. Lo clave es no desesperarse, cuando uno se relaja y confía se conecta con lo esencial, que es tratar de comunicar algo desde la honestidad y transparencia (…) Lo importante es buscar una identidad a través de cualquier arte y eso es buscarse a sí mismo, constantemente, porque cambiamos y evolucionamos. Conocerse es el proceso más importante para mí en cualquier tipo de oficio.

¿Existe algún contraste entre Denise figura pública y Denise sencilla, joven, mujer? / Antonia Carvajal, Derecho.

—Desde hace un tiempo he decidido que lo que transmito a través de mi trabajo sea lo más fiel posible a mi personalidad (…) Trato que esas diferencias sean mínimas, el personaje que genero a partir de mi trabajo y mi música busca potenciar ciertos aspectos míos. En mi vida normal soy más tirana y demandante, exigente y autocritica, en la exposición no se ve toda la resistencia a la frustración y mi ansiedad, nervios e inseguridades conmigo misma, cosas que todos tenemos.

—En tu último disco hay una canción profunda, una vivencia personal ¿Temas de contingencia, como las muertes en el Sename o la violación de derechos, podrían influir en la forma en que compones y el mensaje de tus canciones? / Eloy Villa, Licenciatura en Historia.

—Totalmente. Todas mis canciones son productos de procesos y experiencias personales y buscan generar movimiento social. Todas están ligadas a algo que política y socialmente está sucediendo en el país (…) Isidora habla de cómo sucedió el accidente en que murió una de mis mejores amigas. Ella venía en bici y un joven venía manejando en estado de ebriedad, la arroyó y murió instantáneamente. Esa canción salió en septiembre, una fecha en que hay mucha irresponsabilidad y descontrol, y todos los actos traen repercusiones.

GANADORES CASONA. Camila Lira de Obstetricia, Denise Rosenthal, Matías Silva de Medicina y Catalina Muñoz de Kinesiología.

 

—En tu libro cuentas que desde chica hacías shows en las cenas familiares y que tenías el sueño de ser artista. ¿Qué consejo le das a quienes quieren partir en la música y tienen el mismo sueño? / Catalina Muñoz, Kinesiología.

—Que reflexionen mucho y definan una meta súper clara y concisa, y que busquen todas las herramientas, conocimientos y experiencias para acercarse al medio. Es importante ir descubriendo, experimentando y aproximarse a la música para ver si es tu vocación. Como es muy sacrificado, muy complejo y muy difícil, porque en Chile la industria es muy pequeña, tiene que ser por vocación, porque hay que romperse el lomo para ganarte un pequeño espacio. Cuando estás seguro, hay que dar todo. Y tienes que construir tu propia identidad, esa autenticidad que cada uno tiene.

—Si tuvieras en tus manos el libro que describió tu vida ¿leerías el final? / Camila Lira, Obstetricia.

—No, nica (sic) [risas] Que lata saber el final de las cosas. A veces uno es súper ansioso y quieres saber cómo va a resultar todo, si nos va a ir bien o mal, y uno se pone nervioso. Recorrer el camino tiene cosas maravillosas. En ocasiones ponemos la mente en otro lugar: en lo que pasó, lo que puede pasar y nos olvidamos un poco de vivir el presente, lo que estamos viviendo ahora, compartiendo, conversando. Hay que disfrutar el camino y el proceso más que el desenlace, como dice Jorge Drexler [risas].

—¿Hay algún artista nacional que admires o te llame la atención con el cual te gustaría hacer una colaboración? / Matías Silva, Medicina.

—En Chile están pasando hartas cosas, mucha gente afuera está poniendo ojo acá (…) Me gusta mucho el trabajo de una amiga: Monserrat Sembler, tiene un grupo que se llama ÖXA. Ella hace música muy, muy linda, es muy talentosa, incluso toca flauta traversa, no es tan conocida, pero es muy, muy buena. Me gusta mucho el trabajo de Ana Tijoux. Me gusta lo que está haciendo la Moral Distraída, los admiro mucho a los chiquillos, llevan mucho tiempo trabajando en la música para llegar a lo que están logrando hoy.

GANADORES CONCEPCIÓN. Brígida Ravanal de Geología, Denise Rosenthal, Alejandra Cuevas de Enfermería y Juan Francisco Méndez de Tecnología médica.

 

—Explicaste que la canción Isidora de tu último disco es un tributo a una amiga fallecida y que fue algo sanador ¿Cómo lograste convertir ese dolor en canción y de qué manera te liberó de la tristeza? / Alejandra Cuevas, Enfermería.

—Es muy importante reflexionar acerca de lo que nos tocan vivir, hacernos cargo de las cosas (…) También es importante tener paciencia, un duelo es largo, recién después de seis años puedo hablar de algo así a través de mi música. Cualquier persona puede expresarse a través del arte y canalizar esa energía, emociones y sentimientos, es una súper terapia. En mi caso fue un proceso personal, de aceptar y poder comunicar esa emoción. En Viña, mientras yo la cantaba una niña lloraba conmigo, es muy lindo el ejercicio de empatía que se genera.

—¿Cómo evalúas tu crecimiento musical en los últimos 10 años? / Brígida Ravanal, Geología.

—Mi evolución es la búsqueda de una identidad musical, un proceso natural de cualquier artista. Ha sido muy bonito, he aprendido muchísimo y cada vez más voy encontrando mi propia voz, mi propia manera de comunicar mi identidad como compositora, músico y cantante. Es un proceso de autoconocimiento, de encontrar esa autenticidad que muchas veces limitamos y escondemos por miedo a no ser aceptados y cumplir expectativas externas más que las propias.

—En vivo vi lo bien que tocas el piano y en instagram vi que tocas varios instrumentos. ¿Cómo fue el proceso en que descubriste tu vocación y decidiste seguir tu lado artístico? / Juan Francisco Méndez, Tecnología médica.

—Aprender a tocar cualquier instrumento requiere fortaleza, es súper sacrificado, hay que estudiar hasta que duela, que se te acalambren los dedos. Cuando no te sale te frustras y te preguntas cuándo lo lograrás, hay que trabajar la ansiedad. Pero lo más importante como músico es saber que la música es una disciplina como cualquier otra, no es mágico. Las situaciones mediáticas hacen creer que las cosas suceden por arte de magia, pero un buen músico lo es porque de verdad ha trabajado mucho.

 

DIARIO UNAB N°33
Abril 2018

Noticias relacionadas

Share This