Diario UNAB

El académico del Departamento de Humanidades aquí analiza los grandes hitos de la historia universitaria.

Escrito por

UNAB 30 años

Gustavo Cataldo, profesor en la Universidad hace 21 años:

“UNAB ha llegado a ser paulatinamente compleja, diversa y plural

El académico del Departamento de Humanidades aquí analiza los grandes hitos de la historia universitaria.

 

“He pasado más de la mitad de mi carrera en esta universidad. En estos más de 20 años he investigado, publicado y ejercido docencia en distintas asignaturas. Pero lo que más me ha dado satisfacción es la posibilidad de enseñar filosofía con todo el rigor y la disciplina que exige. Enseñar no es adiestrar. El diálogo vivo con personas sólo se da en la docencia. Puedo hacer investigación en un laboratorio, publicar un paper o escribir un libro, pero ‘afectar’ a otras personas con la enseñanza posee una dignidad sin parangón.

La universidad ha apostado no sólo por disciplinas como la filosofía, que se escapan a las clásicas dinámicas productivas, además ha permitido su ejercicio crítico con total libertad. Esta apuesta la agradezco, porque me ha permitido realizarme como profesor en una disciplina no siempre debidamente apreciada.

Llegué a la UNAB en 1997 a dirigir el Bachillerato en Humanidades, ubicado entonces en Campus República. Era una universidad pequeña. Podías encontrarte con las autoridades en los pasillos e incluso almorzar con ellas en el casino. Había mucho diálogo y trato directo.

Luego dirigí la Escuela de Artes Liberales, que agrupaba el Bachillerato Humanidades, el Bachillerato en Ciencias y la formación general. También fui director del Departamento de Humanidades. Hoy, felizmente, estoy dedicado en exclusiva a labores académicas.

En estos 30 años han existido, al menos, dos grandes hitos: la incorporación decidida y exitosa de la investigación como una función principal de la universidad, y que hoy es un elemento substancial de nuestra identidad, y la incorporación de las Humanidades, que es un aporte decisivo en la diversificación.

La apuesta por disciplinas humanísticas amplía el espacio de la universidad, aportando perspectivas y preguntas completamente distintas a las denominadas disciplinas “científicas”. Entre ellas destacaría la pregunta por el “sentido”: sin interrogarnos por el “sentido” la acción humana misma queda a la deriva.

La UNAB ha llegado a ser paulatinamente compleja, diversa y plural. Partió con carreras y saberes “tradicionales” y ahora están representadas casi todas las disciplinas y formas de conocimiento. Esta tendencia hacia lo universal está en la historia de la misma palabra “universidad” y “universal”, que tienen la misma etimología: provienen de la expresión unus (uno) y el verbo vertere (girar, doblar). La universidad es lo que “gira o se dobla hacia lo uno”, lo cual implica a la vez unidad y diversidad. En este sentido la UNAB ha llegado a ser una verdadera universidad: plural no sólo en saberes y disciplinas, también en métodos, perspectivas e incluso talantes intelectuales.

DIARIO UNAB N°34
Junio 2018

Noticias relacionadas

Share This