Diario UNAB

La directora de la Escuela de Contador Auditor es la académica de mayor trayectoria en la Universidad. Aquí, en primera persona, cuenta parte de su historia junto a la UNAB.

Escrito por

UNAB 30 años

Los 28 años de Maruzzella Rossi en la UNAB: 

Siento que crecí junto con la UNAB

La directora de la Escuela de Contador Auditor es la académica de mayor trayectoria en la Universidad. Aquí, en primera persona, cuenta parte de su historia junto a la UNAB.

 

“Empezamos con menos de 100 alumnos en la universidad, en una casita roja en Manuel Rodríguez. Hoy esta es la universidad más grande del país, con sedes regionales, con reconocimiento en rankings nacionales e internacionales. El crecimiento ha sido exponencial.

Llegué en 1990 como directora de Matemáticas de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, como se llamaba en esos años. Al poco tiempo asumí como directora de la Facultad, que tenía dos carreras en plan común: Ingeniería Comercial y Contador Auditor.

De la casita roja después nos trasladamos a la casa blanca en Republica 276, que aún existe. Ese año ingresaron 25 alumnos a la facultad.  El decano era Julio Dittborn.

Recuerdo la primera generación de egresados: nos sentimos tan orgullosos. Como no había auditorio tuvimos que improvisar en el casino una ceremonia chiquitita e íntima

En el ’92 se dividió el plan de estudios y formamos la Escuela de Contador Auditor. Además, nos hicimos más grandes, teníamos el campus Casona de Las Condes, donde se instaló Ingeniería Comercial.

En 1999 obtuvimos la plena autonomía como universidad y dejamos de ser supervisados. Esto marcó un nuevo comienzo para la UNAB. Luego vino el desarrollo de la investigación, las sedes regionales, los procesos de acreditación, la internacionalización, innovaciones tecnológicas y curriculares. Y así es como seguimos avanzando para ser lo que somos hoy.

Siento que crecí junto con la UNAB, me realice profesionalmente, llegué una veinteañera y ahora soy una cincuentona. Forme mi familia: estoy felizmente casada hace 33 años con Jorge, mi partner, y tenemos dos niñitas (una abogada y una cientista política); y hoy tengo un nieto, Sebastian, de un año.

Le doy las gracias a la universidad porque en todos estos años sólo ha sido sumar. Me ha permitido desarrollar muchos aspectos profesionales y personales.

Me gusta la UNAB por su pluralidad, inclusividad y por dar oportunidades a todos, sin distingo alguno. Me encanta el proyecto educativo y considero que he sido parte activa en su desarrollo y avance. Soy muy feliz trabajando aquí, me siento orgullosa de pertenecer a esta institución.

 

DIARIO UNAB N°33
Abril 2018

Noticias relacionadas

Share This