DESTACADO PORTADA

En el encuentro, co-organizado por la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales en el marco del proyecto Candidaturas Chile, se abordaron los desafíos que tendrán que enfrentar el Congreso y el nuevo Gobierno, y por qué fallaron las encuestas a la hora de predecir los resultados.

Escrito por

Analizar el momento electoral que vive Chile fue el objetivo central del seminario “Elecciones 2017: ¿Qué cambió? ¿Qué quedó? ¿Qué falló?”, en el que un grupo de expertos buscó responder las principales interrogantes surgidas tras el proceso eleccionario, que concluyó con Sebastián Piñera como presidente electo del país.

El encuentro fue organizado por la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Andrés Bello (UNAB), en conjunto con Azerta, Queen Mary University of London (QMUL) y la Dirección General de Desarrollo Estudiantil UNAB, y contó con la colaboración de la Asociación Chilena de Ciencia Política.

“Después de esta segunda vuelta, nos pareció relevante contar una serie de hipótesis de parte de un grupo especialistas con distintos enfoques, respecto de la nueva composición del Congreso, la conformación de la coalición de derecha que llega al poder y lo que ocurrió con las encuestas”, explicó la Dra. Stephanie Alenda, directora de la Escuela de Sociología UNAB.

El seminario se desarrolló en el marco del proyecto Candidaturas Chile, uno de los estudios más comprensivo y acabado de candidatos al Congreso en el país. La iniciativa forma parte de una red internacional de investigadores que configuran el Comparative Candidate Survey Project (CCS).

El nuevo gobierno

El primer panel “¿Qué se viene después de la segunda vuelta?” fue moderado por Julieta Suárez – Cao (PUC) y estuvo compuesto por Stephanie Alenda (UNAB), Cristóbal Bellolio (UAI) y Javier Sajuria (QMUL), quienes analizaron los desafíos que tendrán el Congreso y el nuevo gobierno tras los resultados de las elecciones.

Sajuria profundizó en la nueva composición de la Cámara de Diputados, destacando que ya no existirá mayoría absoluta y se observará una mescolanza de distintas coaliciones. “Si antes lo que había era dos coaliciones fuertes y algunos descolgados, hoy día tenemos al menos tres coaliciones relevantes”. Frente a eso, apuntó a la necesidad de negociar que tendrá el nuevo gobierno, por lo que “va a ser interesante ver cuáles son las prioridades legislativas y cómo manejan este Congreso”.

Posteriormente, el analista político Cristóbal Bellolio abordó cuatro hipótesis que surgieron durante la primera y segunda vuelta, respecto, por ejemplo, de los diagnósticos que había sobre la aprobación o desaprobación de las reformas, o el surgimiento de nuevos movimientos y sus relaciones con los partidos tradicionales. Sobre los desafíos que tendrá el gobierno, destacó, tras su exposición, que “Piñera es mucho más cercano a desplegarse en terreno a través de la gestión del Ejecutivo y que eso haga la diferencia en la vida de los chilenos, más que necesariamente a dar la pelea por grandes reformas que van a requerir de escaramuzas legislativas que consumen mucho tiempo, muchos recursos y mucho esfuerzo”.

Por su parte, la Dra. Alenda presentó parte de los resultados de una encuesta realizada a casi 700 cuadros dirigenciales de Chile Vamos, en el marco de un proyecto Fondecyt sobre la centro derecha chilena. Al respecto, sostuvo que si bien resulta difícil formular hipótesis sobre el comportamiento electoral en base a las percepciones de los encuestados, tres son las pistas que se podrían explorar.

“La primera es que el liderazgo de Piñera pudo haber jugado un rol en la capacidad de movilización de los partidos de Chile Vamos, pues según datos de nuestra encuesta, una importante proporción de dirigentes se reconoce en él, hecho que contrasta con la candidatura más débil de Alejandro Guillier y la división en la izquierda. La segunda tiene que ver con la capacidad de Piñera de encarnar de manera convincente la modernización capitalista y sus promesas; y la tercera con características propias de una centro-derecha más diversa, de lo que dan cuentan las diferencias claras y estadísticamente significativas entre la UDI-RN y Evópoli en materia valórica”, expresó la directora de Sociología UNAB.

El rol de las encuestas

El segundo panel “¿Por qué fallaron las encuestas y qué hacer al respecto?” contó con la participación de Roberto Izikson, gerente de Asuntos Públicos de Cadem, y Paulina Valenzuela, directora ejecutiva de Datavoz, quienes respondieron los cuestionamientos que surgieron principalmente tras la primera vuelta.

“¿Fallaron? Sí, yo creo que fallaron. Probablemente por errores inesperados que no sabemos todavía cuáles podrían haber sido y lo que queda ahora es justamente investigar”, aseguró Valenzuela, quien puntualizó que, de acuerdo a las hipótesis que manejan, fueron cuatro los elementos que incidieron en ello: las encuestas no fueron realizadas lo suficientemente cerca de la elección, el modelo utilizado para considerar a un votante probable no consideró todas las variables, el momento en el que se realizaron no permitió captar el efecto de la campaña o el debate, y un último elemento que destacó, tiene que ver con que no sabe cuándo los potenciales electores toman su decisión.

En tanto, Izikson insistió en que mientras la encuesta sea más cerca de la elección, más predictiva se va haciendo. “¿Por qué Sebastián Piñera no sacó los 43-44 puntos que estimábamos que podía haber sacado en primera vuelta? José Antonio Kast aumentó en un 100% su intención de voto en las últimas tres semanas. ¿Y por qué Beatriz Sánchez no pasó a segunda vuelta? Marco Enríquez-Ominami aumentó en un 100% su intención de voto en las últimas tres semanas”, sostuvo.

Y agregó que “lo que hay es movimiento de la opinión pública, y esto da cuenta de lo importante que es que las encuestas puedan seguir dándose a conocer especialmente en los últimos días, y terminar con esta veda absurda de los 15 días”.

Noticias relacionadas

Share This