Unab graduó a jóvenes del Diplomado de Habilidades Laborales Específicas

Este año fueron 20 los alumnos que subieron con dificultad al escenario a recibir su diploma que los  certifica como profesionales capacitados para desempeñarse productivamente en un ambiente laboral protegido.

Son alumnos especiales, es cierto, pero con el espíritu y la garra suficiente para enfrentar las adversidades del mundo laboral. Este año fueron 20 quienes subieron al escenario en busca de su diploma que los  certifica como profesionales capacitados para desempeñarse productivamente en un ambiente laboral protegido.

Según la directora M. Theresa von Furstenberg, la titulación de la quinta generación del Diplomado de Habilidades Laborales Específicas se graduó con bombos y platillos en una emotiva ceremonia en el Campus Casona de Las Condes, donde estuvieron presentes el rector Pedro Uribe Jackson, el Decano de la Facultad de Humanidades y Educación, Vicente Cordero, más las familias y profesores de los universitarios.

 M. Theresa von Furstenberg explica que  es  un momento importante para los padres ver que su hijo con discapacidades aprenda a desenvolverse en un ambiente  más abierto: “los papás se lo lloraron todo y es que sienten que su hijo aumentó su autoestima, puede  enfrentar otros desafíos y de verdad les emociona ver cómo generan redes con sus pares con un sentido de pertenencia”, señaló.

Con un vídeo donde se expusieron imágenes de los alumnos en sus salas de clases y en sus prácticas profesionales, los estudiantes tuvieron la instancia de repasar sus logros y los alcances de la experiencia que significó trabajar en una empresa.

Los premiados

De los veinte que se titularon, las autoridades destacaron los más top de la generación del 2011: el mejor promedio de notas lo sacó Tomás Benavente Vargas, el premio al espíritu del Diploma lo recibió Raffaela Scapinni Calvo y al de  la perseverancia y asistencia, Manuel Silva Abara quien no faltó ningún día a clases.

 La Facultad de Humanidades y Educación de nuestra Universidad, realiza desde el año 2006 este Programa de Formación Socio – laboral, dirigido a jóvenes con necesidades educativas especiales ligadas a una discapacidad cognitiva leve o a dificultades de aprendizaje, que por su severidad, les dificulten el acceso y desempeño en la Educación Superior.

Desde el año 2011 este programa se imparte también en Viña del Mar y se proyecta para el 2013 en la ciudad de Concepción.

El diplomado dura tres años, está dirigido a jóvenes egresados de Enseñanza Media regular o con modalidad de integración educativa, que presenten necesidades educativas especiales por discapacidad cognitiva leve o por dificultades de aprendizaje, que por su severidad les dificulten el acceso y desempeño en la Educación Superior.

Las asignaturas del primer año contemplan la exploración y desarrollo de habilidades cognitivas, lingüísticas, instrumentales y socioafectivas. En el segundo año los alumnos adquieren competencias específicas, a través de los electivos de las distintas especialidades, que los habilita en el tercer año para realizar prácticas en ambientes laborales protegidos.

Ya son  117 los profesionales que se han graduado desde que se inició el programa, de este total un 58% de los egresados totales, están actualmente trabajando.

Los más felices son los apoderados de los alumnos que son padres que enfrentan conscientes que sus hijos tienen limitaciones, y se las hacen sentir desde siempre en el sistema educativo nacional.  “Los chiquillos  avanzan de acuerdo a sus posibilidades, pero los padres se emocionan mucho al verlos  en acción realizando labores productivas en la empresas”, concluyó  M. Theresa von Furstenberg.

 

 

 

Publicaciones de admin (Ver todas)