Educación Física

Estos talleres permiten a niños con necesidades educativas especiales, socializar, mejorar su autoestima y seguridad; mientras que a los estudiantes, conocer los fundamentos de la nueva Ley de Inclusión y abrirse paso en un escenario laboral diferente, cumpliendo con uno de los principales requisitos de la Vinculacion: la bidireccionalidad.

Escrito por
Ficha Técnica
Nombre del proyecto: Natación para todos
Inicio: 2015
Sede: Viña del Mar
Organizador: Educación Física
Participantes internos: académicos y alumnos de Educación Física
Participantes externos: Fundación Miradas Compartidas.

Las personas con discapacidad intelectual tienen pocas alternativas para desarrollar actividades físico-deportivas. Revertir esa situación, la carrera de Educación Física UNAB Sede Viña del Mar creó en 2015 el proyecto “Natación para todos”.

A través de talleres de natación, los niños con necesidades educativas especiales desarrollan habilidades acuáticas, que contribuyen a mejorar su autoestima, la seguridad en sí mismos y socializar con otras personas en una actividad deportiva.

En cumplimiento con el requisito fundamental de bidireccionalidad que deben contener todos los programas de Vinculación con el Medio en la U. Andrés Bello, este programa también le permite a los estudiantes de la carrera de Educación Física, ya han participado más de 140 alumnos, conocer los fundamentos de la nueva Ley de Inclusión, junto con abrirles un escenario laboral diferente.

“Este programa tiene repercusiones en dimensiones físicas, emocionales y sociales de los niños con necesidades educativas especiales”, explica Juan Pablo Zavala, director de Educación Física UNAB Viña del Mar.

Desde el aspecto social y emocional, agrega, “creemos que la natación, como otros deportes, genera un espacio para relacionarse con sus pares y con personas que no tienen necesariamente discapacidad, lo que genera la real inclusión de ellos en la sociedad”.

Durante las jornadas desarrolladas en la piscina de la Sede Viña del Mar de la UNAB, ubicada en el Sporting Club de esa ciudad, se trabajan las problemáticas individuales de cada alumno y se les familiariza con el medio acuático a través del desarrollo de habilidades como la flotabilidad, respiración, desplazamiento, inmersión y, luego, se inicia el aprendizaje de los estilos.

“Debido al bajo impacto que tiene este deporte en las articulaciones de quienes lo practican, genera en nuestros alumnos una mejora innegable en su salud, sin daños colaterales asociados, más aún considerando que las clases al ser personalizadas se amoldan a las necesidades y características de cada uno de los niños”, subraya Zavala.

 

Noticias relacionadas

Share This