Expertos analizan fusión de las aerolíneas LAN y TAM

Escrito por Francisco Valenzuela

18 junio, 2012

Organizado por la Facultad de Derecho, en el seminario expusieron Miguel Ángel Fernández, abogado de Conadecus y Javier Velozo, académico UNAB y ex miembro del Tribunal de la Libre Competencia, siendo además el único voto disidente en la aprobación de esta fusión.

El 13 de agosto de 2010, la aerolínea chilena LAN, junto a la brasilera TAM, anuncian la intención de fusionarse provocando una gran sorpresa en el mercado, la que vino no sólo por la magnitud de la transacción, sino también porque juntas, se transformarían en la firma aerocomercial más grande de Latinoamérica y también del mundo, desencadenando con ello unas de las operaciones más complejas del último tiempo.

La noticia generó tal impacto que a los pocos días del anuncio realizado por las compañías, la Fiscalía Nacional Económica (FNE) abrió una investigación sobre el negocio y sus efectos y a los meses siguientes, las autoridades del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) de Chile suspendieron la fusión de LAN y TAM, luego de una demanda presentada por la organización de consumidores Conadecus.

Ante esta denuncia, el Tribunal decidió iniciar una investigación, que concluyó en septiembre de 2011, donde finalmente el TDLC aprobó la fusión, pero a cambio exigió al nuevo conglomerado una serie de exigencias o medidas de mitigación con el objetivo de permitir la competencia transparente con otras empresas del mercado y, con ello, no afectar los derechos de los consumidores.

Todo este proceso, que fue intenso en lo comercial y lo jurídico, fue el tema central del seminario sobre el caso LATAM, organizado por el departamento de Derecho Comercial de la Facultad de Derecho de la Universidad Andrés Bello, y en el expusieron Miguel Ángel Fernández, abogado de Conadecus, organismo que presentó la denuncia al TDLC, siendo un hecho inédito para este tipo de operaciones. Lo acompañó Javier Velozo, académico UNAB y ex miembro del Tribunal, siendo además el único voto disidente en la aprobación de esta fusión.

“Conadecus no buscaba oponerse a la fusión, de hecho nos parece positivo que la fusión se aprobara, no obstante, nuestra objeción era que se aprobara con las correctas medidas de mitigación para los consumidores, dada la naturaleza de esta industria donde las relaciones de las aerolíneas son estrechas”, explicó Miguel Ángel Fernández, al momento que detalló a los alumnos los pasos que ha debido llevar a cabo la agrupación para que fuese contemplada por los organismos pertinentes.

En tanto, Javier Velozo, hizo un análisis de los principales factores que lo llevaron a rechazar la fusión y los riesgos que contraerá la unión de estas dos mega compañías aéreas, principalmente, en el transporte de carga y agencias de viajes, además de analizar en profundidad las medidas de mitigación que le fueran exigidas para evitar la formación de un posible monopolio de Latam Airlines, que en Chile es controlada por la familia Cueto y, en Brasil, por la familia Amaro.