Seminario en Concepción analizó al mercado financiero

Escrito por mjorda

23 noviembre, 2012

Expertos discutieron sobre el fácil acceso a créditos y la escasa regulación del sistema.

La adquisición desmedida de créditos, tanto de consumo como hipotecarios,  es un tema que preocupa en forma permanente, en especial respecto a los mecanismos de regulación del sistema. Para analizar el escenario, la Universidad Andrés Bello en conjunto con la Asociación Juvenil de Consumidores y Consumidoras (FOJUCC) realizaron el seminario “Regulación Chilena Actual del Acceso al Crédito”.

Luis Bravo, Director de Ingeniería Comercial, quién abordó el tema de la Ética y Responsabilidad en el Mercado de Servicios Financieros, comentó  que “la ética es un concepto que está ligado a la responsabilidad, y la responsabilidad social debe estar presente en todos los aspectos en que nos desenvolvemos”. Cuando actuamos en los mercados tenemos conciencia de lo que provocarán nuestros actos, consecuencias objetivas y reales, y es el Estado el que tiene el deber de regular estas acciones y hacer socialmente aceptable el funcionamiento del mercado.

“El mercado se sustenta en base a dos pilares, la ética y la regulación. Si actuáramos de buena fe, el segundo pilar no sería necesario” enfatizó Bravo.

Monitoreando a los bancos

Consumers International es una federación mundial de asociaciones de consumidores que hace campañas a su favor y busca protegerlos y fortalecerlos alrededor del mundo. Hace algunos años, observaron que la labor que se hace en países europeos en relación a sistemas de seguimiento y monitoreo de la conducta de empresas y bancos resultó ser muy efectiva.

Esta federación, hace 4 años aproximadamente se puso a trabajar en el tema, y creó la Guía de Monitoreo a Bancos e Instituciones Financieras, que crea un ránking de  los proveedores del servicio financiero de créditos.

Alejandro Pujá, colaborador de Consumers en su oficina para América Latina y El Caribe, explica que ésta guía consta de dos partes, “la primera es una parte introductoria, informativa y educativa, para aquellos que no tienen conocimiento ni preparación jurídica, ya que los consumidores no tienen por qué ser  abogados o ingenieros, y la segunda es una batería de preguntas que se pueden responder de varias formas, ya sea visitando los sitios web de los proveedores o yendo directamente a los bancos”.

La primera aplicación de ésta encuesta se realizó en Rancagua, donde clientes ocultos asistieron a casas comerciales, bancos, cooperativas o retails que otorgaban créditos. En diciembre podrán ser dados a conocer los resultados de la guía, pero cómo dato preliminar, fue posible observar que existen graves problemas en un punto elemental: el derecho a la información veraz y oportuna en relación a los productos que se quieran contratar.

“La práctica que notamos, fue que llegaban los clientes a cotizar y lo lógico es que les otorgaran los valores del producto, pero eso no ocurría, sino que los evaluaban financieramente. Es una barbaridad que por el sólo hecho de preguntar, las personas sean mal evaluadas como clientes riesgosos y así determinar el valor del producto. Esto es como si yo fuera a la feria a comprar papas y el dueño me pregunte cuánto gano. Si gano harto, me cobra menos, porque tengo más posibilidad de pagar, pero si gano poco me cobra más, porque es más riesgoso. Así funcionan los bancos”, enfatiza.

Alejandro Pujá, colaborador de Consumers en su oficina para América Latina y El Caribe

Luis Bravo, Director de Ingeniería Comercial

Carolina Yacoman
cyacoman@unab.cl