VII Encuesta de Salud ISP UNAB: Usuarios reprueban al sistema de salud y nota promedio se mantiene en 3,5

Escrito por Victoria Jeria

29 agosto, 2016
  • Los usuarios de Fonasa otorgan mejor calificación en general (3,6)  al sistema de salud que los de Isapres (3,2). La evaluación de los usuarios de Isapres es la más baja desde la primera medición en 2010.
  • La evaluación por experiencia sube respecto de 2015, no obstante, no se logra revertir la tendencia a la baja histórica. En este sentido, quienes mejor evalúan al sistema son las personas pertenecientes a los grupos ABC1 y los mayores de 61 años.

 

_MG_0104Por segundo año consecutivo el sistema de salud obtuvo una calificación de 3,5. En tanto, el índice de experiencia de calidad –que tiene relación con la evaluación que el usuario da al servicio prestado– subió seis puntos porcentuales respecto a 2015, impulsado fuertemente por la evaluación de los servicios privados de salud.

Al contrario, la percepción de calidad –que es la evaluación del funcionamiento del sistema en general– presentó un descenso de seis puntos, alcanzando el nivel más bajo desde 2010, caída que estaría explicada por la discusión pública sobre las deficiencias de ambos sistemas y las necesidades de reforma.

Así lo arrojó la VII Encuesta sobre el Sistema Nacional de Salud, elaborada por el Instituto de Salud Pública (ISP) de la Universidad Andrés Bello (UNAB) en conjunto con GfK Adimark, que la aplicó en terreno a un total de 1.199 personas residentes en el Gran Santiago, Gran Valparaíso y Gran Concepción durante junio pasado.

“Se observa una mejoría en los índices de satisfacción respecto de 2015 como producto de diversas razones: una alta valoración de la calidad de los servicios privados de salud, el gran incremento del gasto público y privado  en salud, y porque existe más preocupación por las necesidades y expectativas de los usuarios en el sistema público y privado”, dice el director ejecutivo del ISP UNAB, Héctor Sánchez.

Sin embargo, aclara que “este aumento está muy lejos de dejar medianamente satisfechas a las autoridades, ya que las evaluaciones positivas en el sistema público se mueven entre un 34% y un 49%, es decir  más de la mitad evalúa mal los servicios recibidos”.

Evaluación Fonasa v/s Isapres

Uno de los puntos a destacar es la calificación que las personas le otorgan a su sistema de salud. En esta medición, los seguros privados obtuvieron un 3,2, cuatro puntos por debajo respecto a la nota del año pasado y la más baja desde 2010. Esto, entre otras cosas, pone de manifiesto la importancia que ha tomado la discusión de la reforma a las Isapres.

En tanto, los usuarios de Fonasa calificaron con nota 3,6 a su sistema de salud, un punto más alto frente a la nota otorgada en 2015.

El contrapunto está en la calificación según la experiencia, ítem en que los usuarios de Isapres evalúan mejor respecto a los pacientes del seguro público. En este sentido, cabe destacar que lo que se está midiendo es a los prestadores de salud, y en todas las encuestas las clínicas son calificadas mejor en comparación a los consultorios y hospitales públicos.

Lo peor y lo mejor

La medición, que tiene un margen de error de +/- 2,85% con un nivel de confianza del 95%, determinó que dentro del índice de experiencia de calidad los ítem mejor evaluados son la infraestructura médica, con un 54% de notas sobre 6, y los médicos que brindaron la atención, con un 52% de las notas sobre 6. En ambos casos, el grupo ABC1 es el que mejor evalúa estos ítems.

“La mejoría de los niveles de satisfacción por las atenciones recibidas,  si bien son mejores a las del años pasado, sólo logran los niveles de 2014 y son inferiores a las alcanzadas entre 2010 y 2012. Es decir, no hay un mejoramiento real de la calidad de los servicios a pesar del gran incremento del gasto público y privado en salud en Chile”, afirma Sánchez.

En tanto, los aspectos peor evaluados son los tiempos de espera para atenciones médicas, con un 41% de las notas que evalúan igual o bajo a 4, y la forma de solicitar las horas médicas, con un 42%.

Respecto a la evaluación del acceso a prestaciones médicas, la medición según la experiencia manifiesta que es demorosa y poco oportuna en todas las dimensiones medidas. Más del 50% evalúa negativamente la atención en el servicio de urgencia, el poder hospitalizarse y la obtención de horas médicas de especialistas. Asimismo, las cifras muestran que sigue existiendo pesimismo, pues sólo el 14% cree que el acceso personal a prestaciones médicas será más oportuno y simple.

Financiamiento, cobertura y protección financiera

Al ser consultados por el gasto personal en salud, incluidos los remedios, el 48%  de los encuestados considera que éste ha aumentado respecto del año anterior, y un 57% cree que aumentará en un año más. Cabe destacar, que esta percepción está distribuida de manera transversal en todos los grupos encuestados.

Respecto a la cobertura y protección financiera, 8 de cada 10 entrevistados, opina que la población chilena no está muy bien cubierta ni protegida con su plan de salud. Particularmente, el 42% de los afiliados a Isapres se siente muy protegido por su sistema de salud, mientras que sólo un 18% de los afiliados al Fonasa sienten que lo están. En general, aquellos grupos socioeconómicos más altos (ABC1) y que están afiliados a seguros privados de salud,  se sienten más protegidos en comparación al resto.