Alumni

Héctor Torres, ex estudiante de la Escuela Química y Farmacia de la U. Andrés Bello, ha destacado como Coordinador Nacional de Químicos Farmacéuticos en Alivio del Dolor y Cuidados Paliativos, del Ministerio de Salud.

Escrito por

Hace 7 años que Héctor Torres se tituló de Químico Farmacéutico en la U. Andrés Bello. Desde entonces, este viñamarino de 38 años ha realizado su camino profesional por distintas áreas, pasando de jefe de farmacia de las tradicionales cadenas, como jefe de Asuntos Regulatorios en una Industria Farmacéutica extranjera para luego trabajar en varios cargos del sistema de salud público hasta llegar a desempeñar una labor a nivel nacional.

Esta es la historia de un ex estudiante UNAB que se transformó en un gran aporte para la calidad de vida de los chilenos.

-¿Cómo recuerdas tus días como estudiante en la UNAB?
Tengo recuerdos muy amenos con mis compañeros y, específicamente, con el grupo de estudios. Respecto a la Universidad, destaco las instalaciones cómodas y con acceso a equipamiento de última generación con el cual siempre pudimos utilizar en la práctica de laboratorios. Se destaca la cercanía con los académicos, quienes siempre se mostraron cercanos, preocupados en el estado familiar y siempre disponibles a recibir comentarios, dudas y solicitar una guía sobre las técnicas de estudio. Muchos de ellos eran profesionales destacados en sus áreas tanto pública como privada.

-¿Cómo ha sido tu desempeño profesional? ¿Qué es lo que más destacas de lo que has realizado?
Mi desempeño ha sido bastante variado. Comencé como jefe de farmacia de cadena (Farmacias Salcobrand y Farmacia Cruz Verde), luego como jefe de Asuntos Regulatorios en una Industria Farmacéutica extranjera (Laboratorio Libra SA) para luego trabajar como jefe de Farmacia en 2 Centros de Salud Familiar conocidos como Centros de Atención Primaria (Comuna de Cerrillos). Con esta experiencia logré postular en un trabajo de reemplazo como jefe de Farmacia del Hospital San Luis de Buin, donde terminado dicho periodo postulé como Farmacéutico Clínico específicamente encargado de Atención Farmacéutica en el Consultorio Adosado de Especialidad y Encargado de Farmacovigilancia. Junto a este desempeño me especialicé en el área de Alivio del Dolor y Cuidados Paliativos con el cual desarrollo una publicación científica demostrada en las Jornadas Nacionales de dicho programa de Salud en el Ministerio de Salud para luego ser invitado a formar parte del Comité de Expertos y ser nombrado como Coordinador Nacional de Químicos Farmacéutico en Alivio del Dolor y Cuidados Paliativos. Últimamente, en el área de farmacovigilancia realizamos junto a la Dra. Consuelo Valdés la publicación de un estudio de Farmacovigilancia Activa en el Servicio de Urgencia y un estudio de intentos suicida con medicamentos en el mismo servicio de urgencia del hospital, ambos trabajos publicados en las Jornadas Científicas del Instituto de Salud Pública de Chile.

-¿Cómo ha sido tu experiencia tras ser nombrado por el Ministerio de Salud coordinador de medicamentos oncológicos en el área del dolor para todo el país?
Es un honor, ya que prontamente me destaqué con una mirada muy técnica y clínica a modo de aportar a los demás profesionales y evaluar el impacto de la atención farmacéutica en la calidad de vida de los pacientes.

-¿Qué herramientas te entregó la Escuela de Química y Farmacia para enfrentar tu labor profesional?
Considero que la UNAB destacó mi interés de poder renovar mis conocimientos contantemente, generar búsqueda de información técnica y potenciar mi objetivo de aportar a la salud pública del país. Quizás como alumno uno no logra dimensionar que el incentivar trabajar en equipo y las infinitas horas que pasamos en la biblioteca, nos crean una costumbre de trabajo la cual se destaca en el campo laboral. Actualmente, mantengo mi lazo con la universidad como director de tesis y me es muy grato ver como la Escuela de Química y Farmacia UNAB se ha renovado y generado nuevos ramos e incorporado académicos como psicólogos y profesoras de teatro, quienes considero son un gran aporte para poder prepararse a un trabajo como líder de equipo o como saber técnicas para la atención directa con pacientes.

¿Cuáles son tus desafíos en lo profesional y personal para futuro?
En la actualidad, soy Consejero Nacional del Colegio Farmacéutico en donde represento al Colegio Profesional y a los Farmacéuticos Asistenciales frente el Ministerio de Salud, en este cargo trabajamos en la necesidad de reconocimiento de las Especialidad Farmacéuticas y en el cumplimiento de la Ley de Fármacos 2, donde se destaca a la Farmacia como un Centro de Salud. Esta labor ya pronto tendrá respuesta de parte del gobierno y esperamos poder potenciar a futuro la incorporación de los Generalatos de Zona para profesionales Químicos Farmacéutico y la formación de especialistas. Con respecto al cargo en el MINSAL en la coordinación de programa de Alivio del Dolor y Cuidados Paliativos, como meta me corresponde participar en las recomendaciones clínicas del Ministerio de Salud como en la actualización de las guías clínicas, de igual forma estamos trabajando para desarrollar un Manual de Atención Farmacéutica en el programa de alivio del dolor y cuidados paliativos, y en cursos en línea para fomentar la formación en aspectos farmacológicos de los profesionales de la salud.

¿Qué le aconsejarías a los jóvenes estudiantes de Química y Farmacia?
Solo les puedo decir que quizás yo fui uno de tantos que entró a una carrera sin conocer todas sus áreas de desempeño y lo bien posesionado que está nuestra profesión. Cuando estudiamos comenzamos a generar una pasión en las distintas áreas que nos permite trabajar y que sin importar la elección que realicen o les lleven a desarrollar sus sueños, el único impedimento para lograrlo somos nosotros mismos. Hace un tiempo, tuve la oportunidad como ex alumno de dar una charla a los alumnos de primer año y les comentaba que a veces nos preocupamos más cuánto dinero vamos a ganar o en qué horario se trabaja, pero al comenzar a salir al mercado laboral vemos como muy rápidamente logramos trabajar y la alta necesidad de profesionales químicos farmacéuticos que necesita el país. Dependiendo de lo que quieras realizar laboralmente, nunca pares de estudiar y especialízate en dichas áreas con la misma pasión, como uno quiere a su familia. Un trabajo realizado con pasión, con un constante espíritu de superación personal y con la tranquilidad de ver cómo los años pasan y notar cómo eres un gran aporte a la sociedad, es impagable.

Noticias relacionadas

Share This