Nutricionista y académica UNAB aconseja qué comer para combatir el resfrío

Escrito por Sonia Tamayo

6 julio, 2017

En esta época del año es frecuente estar resfriado. Carmen Gloria Fernández, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, entrega algunas recomendaciones para buscar un alivio.

CarmenGloriaFernandezUNABLas enfermedades respiratorias se toman el protagonismo en esta época del año, por ello es fundamental recurrir a la naturaleza para combatir estas patologías.
Según detalla Carmen Gloria Fernández, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, explica qué consumir en periodos de resfríos:

• Vitamina C: “Estudios dicen que está más a asociada a combatir los síntomas que a prevenirlos, aunque claramente hoy es difícil encontrar a alguien con carencia de esta vitamina. En situaciones de resfrío es conveniente aumentar su consumo. Está presente en cítricos como naranjas kiwis, y variadas verduras”, dice.

• Cebolla cruda: “También se ha descrito un efecto ‘descongestivo’ de ciertos alimentos y preparaciones, como por ejemplo la ensalada cebolla cruda despeja las vías respiratorias”, subraya la experta.

• Sopas: “También los caldos y sopas producen un efecto romadizo que es bueno para eliminar las secreciones que concentran a los agentes infecciosos”, comenta la nutricionista.

• Suspender la leche: “Para los adultos se recomienda suspender la leche, y preparaciones altas en grasas saturadas durante cualquier período infeccioso agudo, ya que se ha descrito que algunos de sus componentes son pro inflamatorios y no conviene consumirlos en momento de crisis. Cabe señalar que es una suspensión momentánea y no aplica para lactantes ni preescolares”, advierte.

• Tomar mucha agua: “Esto facilita la hidratación de las secreciones y elimina desechos metabólicos de la infección”.

• Miel: “También se recomienda consumir miel en mayores de 2 años por sus propiedades antibacterianas”, destaca la académica de la UNAB.

“Los alimentos ricos en antioxidantes, en general, se encuentran en alimentos de baja densidad energética y, por lo tanto, ‘no engordan mucho’. Hay que considerar que con pequeñas cantidades de muchos de estos nutrientes es suficiente para fortalecer el sistema inmune y muchas funciones vitales”, concluye la experta.