Destacados Salud
Escrito por

Vincenzo Borgna, médico titulado en la Escuela de Medicina de la U. Andrés Bello, compatibiliza sus diferentes labores tanto en investigación sobre cáncer como voluntario de la 20ª Compañía de Bomberos.

A sus 34 años, Vincenzo Borgna es un destacado profesional. Titulado en el 2009 de la Escuela de Medicina de la U. Andrés Bello, hace su beca de Urología, en las tardes trabaja como Investigador post-doctoral en Andes Biotechnologies, es director alterno de un proyecto FODEF Idea en Inmunoterapia para el Cáncer y voluntario de la 20ª Compañía de Bomberos.

Con una vitalidad y compromiso a prueba de todo, el Dr. Borgna destaca sus experiencias como rescatistas en el terremoto de Ecuador (2016) y la serie de cursos en desastres que ya suma.

Esta es la historia de un médico UNAB que cuenta cuáles son sus pasiones:

¿Cómo recuerdas tus días en la UNAB?
Recuerdo momentos alegres con buenos amigos, estudiando lo que me apasionaba. La etapa en la Universidad la podría dividir en el periodo preclínico (primero a cuarto año) en el cual los ramos eran muy complejos, pero se podía pasar más tiempo divirtiéndose en cosas extraprogramáticas, y luego la época clínica en la cual, a pesar de ser la más entretenida, no había mucho tiempo para otras cosas.

¿Cómo ha sido tu desempeño profesional? ¿Qué es lo que más destacas de lo que has realizado?
Ha sido bastante diversificado, los primeros años me dediqué al área clínica, a la Urgencia, y a terminar el doctorado en Biotecnilogía en la UNAB, trabajando en cáncer. En este minuto estoy terminando el segundo año de la especialidad de Urología.

¿Sigues actualmente como Médico de Urgencia en la Posta 4 y como parte de la Fundación “Ciencia para la Vida”, realizando investigación sobre Biología Celular, Cáncer Research y Biología Molecular?

En las mañanas hago la beca de Urología, en las tardes trabajo de Investigador post-doctoral en Andes Biotechnologies y soy director alterno de un proyecto FODEF Idea en Inmunoterapia para el Cáncer.

¿Cómo llegaste a ser parte de la Compañía de Bombero?
A los 17 años, entré a la brigada Juvenil de la Vigésima Compañía del Cuerpo de Bomberos de Santiago, con la intención de hacer algo entretenido, lo que terminó transformándose en una pasión y estilo de vida.

¿Cómo es compatibilizar tu función de médico, de investigador y de bombero?
Por la alta carga laboral de estos últimos años, he tenido que optar por diferentes labores tanto en investigación como en bomberos. En el laboratorio hago la transferencia desde el hospital a la investigación básica mediante la utilización de tumores de pacientes para probar nuevas drogas y en el ámbito bomberil realizo labores más administrativas y de guardias médicas, más que de apagar incendios.

Estuviste en eventos importantes como fue tu labor de rescatista en el terremoto de Ecuador, ¿cómo fue esa experiencia?
Una experiencia importante como rescatista. Me enorgullece poder colaborar con países de la región en ayuda especializada. En esa materia, además, he participado en diversos cursos, como uno efectuado en un centro de desastres en Atlanta.

¿Qué herramientas te entregó la Escuela de Medicina para enfrentar tu camino profesional?
Las herramientas que me entregó la Escuela fueron principalmente las sólidas bases científicas de los primeros años y, posteriormente, creo que lo más crucial fue contar con distinguidos docentes como el Dr. Almagro o el Dr. Landerer que marcaron una impronta importante en mi formación como médico y persona.

¿Cuáles son tus desafíos en lo profesional y personal para futuro?
Terminar la beca de Urología, continuar un fellow de Laparoscopía con el Dr. Octavio Castillo en Indisa y que el proyecto Cáncer del Dr. Luis Burzio logre buenos resultados en los estudios clínicos. En lo personal, ojalá en un futuro poder tener una familia con hijos.

Noticias relacionadas

Share This