Cambio de hora: Experto UNAB explica que los niños y adolescentes tienen mayor capacidad de adaptarse

Escrito por Sonia Tamayo

11 agosto, 2017

¿Cuáles son los efectos en el organismo? ¿A quiénes afecta más el cambio de hora? ¿Qué consejos seguir? Óscar Flórez Suárez, académico de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello, responde a estas interrogantes.

OscarFlorezUNABDespués de tres meses con el horario de invierno, este sábado 12, los relojes se deben adelantar una hora.

¿Cuáles son los efectos en el organismo? ¿A quiénes afecta más el cambio de hora? ¿Qué consejos seguir? Óscar Flórez Suárez, académico de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello, responde a estas interrogantes.

“Diferentes estudios, han demostrado que el ser humano funciona por medio de regulación cronobiológica (cambios biológicos según las horas del día), lo que algunos autores lo llaman como “ciclos circadianos”, en lo que influye la iluminación del sol y los periodos de oscuridad para metabolizar algunas hormonas y vitaminas; este cambio de horario es beneficioso para la persona, ya que mediante la iluminación prolongada del día se tendrá mayor oportunidad para aprovechar diferentes recursos del organismo, que favorecen el crecimiento, la regeneración ósea, el estado de ánimo, la elasticidad de la piel, entre otros”, explica el experto.

El académico agrega que “el periodo de oscuridad también trae beneficios, principalmente por la producción de hormonas como la melatonina, a la que se le atribuye la responsabilidad de regular el sueño. Teniendo en cuenta que en estos próximos meses serán más cortos los periodos de oscuridad, se pueden presentar trastornos en los periodos de vigilia y sueño cuando se presentan excesos en las actividades diarias y no se cumplen los tiempos de descanso nocturno de acuerdo a la edad”.

Respecto a quiénes afectan más el cambio de hora, “se estima en promedio que la adaptación a los cambios de horario se da en las primeras 48 horas y que las 24 horas iniciales son las más difíciles. Sin embargo, esto depende de diferentes aspectos, como la edad, los hábitos que tenga cada persona, haber vivido estos cambios de horario previamente y/o la presencia de enfermedades. Siendo más vulnerables, los adultos mayores y los migrantes que no tengan cambio de horario en sus lugares de origen”, dice.

“Los niños y adolescentes tienen una mayor capacidad de adaptación y el mayor riesgo está asociado a la presencia de enfermedades respiratorias, más que por la luminosidad, por los cambios drásticos de temperatura (temperaturas bajas en la mañana y altas en la tarde) y factores alérgenos por la primavera principalmente”, agrega.

Consejos
El enfermero y académico UNAB detalla algunas recomendaciones para sobrellevar de la mejor forma este cambio de hora en adultos y en niños:

Reforzar o establecer buenos hábitos de higiene del sueño, como tener un horario fijo de acostarse y levantarse.

Si está acostumbrado a tomar siesta, que no supere más de una hora.

Evitar comer por lo menos una hora antes de ir a la cama, la última comida debe ser liviana.

Evitar el consumo excesivo de líquidos en la noche.

Abstenerse del uso de dispositivos electrónicos previo a ir a dormir.

Los lugares de descanso deben favorecer este objetivo, descansar, así disminuyendo los agentes que generen ruido y la entrada de luz antes de la hora fijada para levantarse.

Es importante seguir con una rutina normal y no pretender hacer cambios drásticos, siempre favoreciendo el periodo de actividad y de descanso para evitar enfermedades.