Manos lotinas cuentan la historia del oro negro desde una mirada inclusiva

Escrito por Tania Merino

18 octubre, 2017

La muestra inaugurada ayer en el hall de la casa de estudios reúne una quincena de xilografías realizada por un grupo de adultos y adultos mayores en situación de discapacidad.

AFC_0012

Como hija de un minero, Miriam Sánchez eligió la imagen del hombre del carbón para tallar la madera y dar vida a la serie “sacrificio minero”, parte del grupo de xilografías que forman la exhibición “Historia del Oro Negro, surcos en la cuenca del carbón”, inaugurada ayer en la sede Concepción de la Universidad Andrés Bello, UNAB.

La mujer de 49 años, afectada por una displasia de cadera, es parte del Complejo de la Discapacidad de Lota, un centro comunitario que reúne a adultos y adultos mayores con distintas limitaciones físicas, sensoriales y cognitivas, quienes por primera vez tuvieron la posibilidad de explorar la técnica del grabado gracias al trabajo realizado en conjunto con la carrera de Terapia Ocupacional de la casa de estudios.

Profesores y alumnos de ese programa fueron los responsables de adaptar las herramientas a las necesidades de cada usuario, haciendo, por ejemplo, gubias más gruesas o finas en función de las capacidades motrices o adaptando lupas y lentes para personas con visión restringida.

María Paz Sepúlveda, académica de esta carrera en la UNAB sede Concepción y docente asistencial en la Unidad de Salud Mental del hospital Penco Lirquén, explicó que, además de este trabajo, se realizó un proceso de preparación que involucró a distintos profesionales: artistas, periodistas y educadores diferenciales, entre otros.

IMG_20171016_140116

 

Largo proceso

El proyecto contempló un trabajo de meses, que inició con una etapa de formación teórica desarrollada entre marzo y julio de este año, en la que primero se estudió y clasificó la riqueza patrimonial de Lota, para luego integrar las vivencias personales del grupo objetivo y plasmarlas en la colección de más de treinta obras resultado de este taller de grabado inclusivo, que contó con financiamiento Fondart y de la Dirección de Extensión Académica, DEA, de la UNAB.

Juan Torres, periodista del centro cultural Pabellón 83, detalló que para el proceso de documentación y formación se profundizó en los distintos tesoros e hitos patrimoniales de Lota, desde su rol en la guerra de Arauco, el auge industrial que llevó a la construcción de la primera central de electricidad de Chile creada por la demanda del carbón, Chivilingo; el patrimonio ferroviario y el arquitectónico, hasta la ciudad en la que viven cada uno de los 30 artistas de “Oro negro…”.

Diego Gálvez, artista visual y arte-terapeuta, que participó como profesor en los talleres prácticos, destacó la emotividad del proceso creativo, que puso al arte no sólo como herramienta de inclusión y sanación, sino también como registro de identidad.

IMG_0301 estampa y matriz reflejadas justo al momento de separarse

“El encuentro con ellos fue intenso, no sólo por la personalidad de los lotinos, que determinó el carácter que se puede ver en este trabajo, sino también por las experiencias de cada uno, muchos de ellos que son incluso parte del patrimonio, al ser ex mineros o familiares de ex mineros. De alguna manera, todos vivieron muy de cerca lo que fue la faena del carbón y la historia de Lota”, comentó el artista.

Desde el Servicio Nacional de la Discapacidad, la directora en el Bío Bío, Sandra Narváez, relevó también estos componentes asegurando que: “en el tema de la discapacidad uno puede pensar que la rehabilitación y el trabajo es lo primordial, pero hoy nos damos cuenta que cuando se abren espacios para la producción y la recreación artística ellos responden y de buena forma y qué mejor que haciéndolo pensando en su alma máter que es Lota”, manifestó.

La muestra permanecerá abierta al público hasta el próximo 26 de octubre en el hall de acceso al auditorio Poeta Gonzalo Rojas de la sede local de la UNAB.