DESTACADO Comunicación y Educación

Académicos, escritores y el comediante argentino analizaron la relación humor y política.

Escrito por

Académicos, escritores y el comediante argentino analizaron la relación humor y política.

Expositores

Tras realizar experimentos con más de 200 personas, el académico UNAB, Andrés Mendiburo, puso en evidencia que el humor sí tiene efectos en la confianza de las personas respecto a los políticos, aunque su duración no va más allá de dos semanas.

Este fue el principal resultado de la investigación Fondecyt que desarrolla al respecto y que expuso en el Seminario Humor y Confianza en la Política, que se realizó este 28 de julio, en el Campus Bellavista.

 

Humor argentino

El comediante argentino Jorge Alís en su exposición explicó la motivación de quienes crean este tipo de humor. MM_6537-1024x683“Ser comediante y no tocar temas contingentes como la política, en este momento, es no escuchar, es empecinarnos en nuestro propio mundo egoísta sin pensar en el otro”, dijo.

En ese sentido, subrayó que “el chileno tiene esta cosa enclaustrada de pensar y no decir, mientras el argentino dice y no piensa. Pide perdón después y me gusta eso. Pero en estos 20 años viviendo en Chile (…) aprendí a pensar y no decir las cosas y es un cáncer permanente”.

A su juicio, “los que nos reímos lo hacemos para poder denunciar (…) Lo que realmente se hace cuando no se habla es destruir lo que tenemos como seres humanos y nos transformamos en unas bestias que nos reímos como las hienas y lloramos como los cocodrilos y nunca somos lo que realmente queremos ser”, sentenció.

Mirada global

El historiador UC Matías Hermosilla, presentó los avances de su investigación respecto al humor que utilizan políticos en el mundo. “Es una investigación comparativa del humor que utilizan determinados políticos, que denominamos ‘sinvergüenzas’, que emplean la autoironía para tratar de generar empatía en la gente”, detalla, como Silvio Berlusconi y Cristina Fernández.

“La utilización del humor por parte de los políticos va de la mano de esta lógica de mostrarse como ‘humanos’. En el caso de la democracia, la gente tiene que sentir identificación con el político, por tanto esta fórmula busca humanizar al político”, explica.

En tanto, Gonzalo Maier, escritor y académico del Núcleo de Investigación en Educación UNAB, expuso sobre la parodia política en la literatura chilena de postdictadura; en particular de la novela “Fuenzalida” de Nona Fernández. “Es raro usar el humor político en la literatura. Las estrategias que priman siempre son el testimonio o la alegoría, y que están súper lejanas al humor. Pero a medida que van pasando los años y cambiando las generaciones, más que el humor la ironía se va instaurando como un discurso lateral que aprovecha la distancia para abordar la dictadura o postdictadura con algo más de distancia”, dijo.

La confianza

Darío Páez, psicólogo social y académico de la Universidad del País Vasco, explicó que la confianza de las personas está asociada a menor desigualdad, mayor desarrollo económico y culturas que valoran más la persona autónoma o el individualismo cultural.

En ese escenario, “Chile es un país competitivo con relativa desigualdad, pero no es individualista, es un país familista, colectivista. Por ende, tiene poca confianza en los extraños y poca confianza en la gente en general. De los países de la OCDE, Chile es el que tiene la menor confianza en la gente en general”, dijo. Pese a ello, agregó, dentro de América Latina la confianza en Chile es media baja, no es de las más bajas.

Páez planteó que en el mundo existe una crisis de confianza en las instituciones y la forma probada de revertirla es con cambio institucionales. “Si demuestras que castigas la corrupción, si corriges las estructuras que permiten que estas se produzcan, se puede. Cuando la gente ve eso aumenta la confianza”, sentenció.

José Andrés Murillo, presidente de la Fundación para la Confianza, planteó que la confianza se rejuvenece cuando se vuelve crítica. “Por eso creo que la confianza hoy está más sana que hace algunos años cuando había confianza ciega en los políticos, empresarios, instituciones. Estas crisis desafían que la confianza sea vista de otra manera”, dijo.

Noticias relacionadas

Share This