Testimonio de mamá de Antonia Garros conmovió a estudiantes de Concepción

Escrito por Tania Merino

7 agosto, 2017

En el marco de la campaña por el Buen Trato y el respeto que promueve la Universidad Andrés Bello, la Sede Concepción junto a la Federación de Estudiantes organizaron el Conversatorio sobre Violencia en el Pololeo, a fin de debatir sobre la importancia de tener relaciones de pareja sanas y positivas.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) define violencia de género como todo acto de violencia que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada.

De acuerdo a cifras de la misma entidad, una de cada tres (35%) mujeres en el mundo han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su pareja o violencia sexual por terceros en algún momento de su vida. La mayoría de estos casos son violencia infligida por la pareja (38% de los asesinatos de mujeres son cometidos por su pareja masculina).

Belén Fernández, psicóloga y coordinadora de Bienestar de la Dirección General de Desarrollo Estudiantil (DGDE) Concepción, comentó que la violencia de género muchas veces está naturalizada, pero de todos depende erradicarla. Acciones claras como evitar discursos que exculpen al victimario, y que culpen a la víctima, no enfatizar en el agresor como sujeto con problemas mentales o psicológicos inmodificables, son pequeños grandes gestos que ayudan a detener la violencia física, psicológica, sexual, económica y virtual.

Ello cobra más fuerza en las relaciones de pololeo, donde cuesta imaginar por qué se permite esta violencia, si no hay compromisos mayores como los hijos.  La psicóloga explica que aquí se justifica con pensamientos sobre la violencia como hecho normal que desaparecerá en el matrimonio, creencias irracionales sobre la conducta celosa, adhesión a los estereotipos de género, violencia entre los padres durante la infancia, seriedad, importancia y extensión de la relación, represalia ante conductas previas, cuando es ejercida por mujeres es más aceptada ante una infidelidad.

Femicidio en Chile

El femicidio es el asesinato de una mujer realizado por quien es o ha sido su esposo o conviviente. Esto deja fuera las relaciones de pololeo. Datos del Senameg hablan de 24 consumados y 56 frustrados en lo que va del 2017. La cifra sube si se consideran los casos que contabiliza la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, que ya suma 38 femicidios y un suicidio por violencia. Este último caso, es el de Antonia Garros, de 23 años y quien cursó algunos años de Psicología en la UNAB, y que en un confuso hecho, cayó desde el piso 13 del edificio en Concepción, donde vivía su pololo.

Consuelo Hermosilla, su madre, y hoy líder y activista de la llamada Ley Antonia, relató los difíciles momentos de esta relación, que “partió mal”, pues su hija le decía que había algo extraño en él. De eso a una relación de violencia, el trazo fue de dos años, que se iniciaron con el aislamiento de Antonia, los retos, los golpes y el maltrato psicológico constante.

Pese al dolor de perder a su hija, Consuelo lidera la iniciativa legal de poder tipificar este tipo de violencia en relaciones donde no necesariamente exista convicencia. En este camino, ya están los primeros pasos para crear la Fundación Antonia Garros, entidad que busca ayudar y asesorar a víctimas de violencia.ViolenciaUNAB

LeyAntoniaUNAB