Ciencia y Tecnología

Organizada por la Vicerrectoría de Investigación y Doctorado, la presentación del Dr. Giuliano Pignata explicó los conceptos involucrados y relató la crónica de los sucesos tras este histórico hito científico.

Escrito por

El campus Casona acogió la charla pública “Cuando las ondas electromagnéticas acompañan las ondas gravitacionales: crónica de un descubrimiento que confirma varias predicciones”, a cargo del Dr. Giuliano Pignata. El académico de nuestra casa de estudios participó en la primera observación de una kilonova y fue coautor –junto a la Dra. Claudia Agliozzo, también investigadora UNAB- de uno de los papers al respecto publicados en la revista Nature.

El Dr. Ariel Orellana, Vicerrector de Investigación y Doctorado, introdujo al expositor destacando como parte de su trayectoria la detección de 212 supernovas, sus publicaciones en Nature y Science, como también su rol en la apertura de la carrera de Astronomía en nuestra Universidad. El Dr. Orellana hizo hincapié en la valiosa oportunidad de poder conocer de primera fuente la historia “detrás de escena” de cómo ocurrió una de las observaciones más importantes en la historia de la astronomía.

Así, el Dr. Pignata explicó por qué este hito ha sido descrito como “el inicio de una nueva era”. La primera observación de una contraparte visible de ondas gravitacionales permite utilizarlas para explorar los fenómenos astrofísicos , desde una perspectiva que abre nuevos parámetros para medir distancias y estudiar la composición del universo. Junto con explicar los conceptos fundamentales involucrados, relató la crónica del descubrimiento desde la primera señal hasta la captura, observación y confirmación.

Contó de qué forma, luego de detectarse un brote de rayos gamma, comenzó una búsqueda simultánea desde distintas partes del mundo, alentada por el evento de ondas gravitacionales que había sido reportado pocos días antes. Para localizar la explosión fuente de los rayos gamma –que luego confirmó ser una kilonova-, se desplegó todo el poderío observacional de 32 telescopios apuntando y buscando al unísono. En este sentido, el expositor destacó que la primera imagen fue tomada por la chilena Natalie Ulloa, quien participa como observadora en el proyecto Swope Supernova Survey.

Entre el público asistente estuvieron presentes miembros del Taller de Astronomía Adultos de la junta vecinal Portal de Los Dominicos de Las Condes, quienes pudieron conocer y compartir con el expositor:

Noticias relacionadas

Share This