Concepción
Escrito por

detalleSeminario analizó los alcances y oportunidades de la ley que incentiva a invertir en I+D.

Con sólo un 0,7% del PIB destinado a la investigación, Chile se sitúa muy por debajo al 4 y hasta 5% de algunos países europeos líderes en esta materia. Si sumamos que sólo el 30% corresponde a inversión privada, nos alejamos aún más de modelo mundial. Esta realidad hoy puede cambiar con la Ley de Incentivo a la Inversión en Investigación y Desarrollo, con vigencia hasta el 2017, y que establece un incentivo tributario para la inversión privada en Investigación y Desarrollo (I+D).

Para medir los alcances y conocer las oportunidades de esta normativa, la Facultad de Ingeniería de la Universidad Andrés Bello analizó el tema en un seminario en conjunto con Innova Chile, que contó con la participación de destacados empresarios de la Región del Bío Bío.

Isabel Salinas Aladro, Jefa del Programa Crédito Tributario para I+D de Innova Chile,  explicó que este incentivo es para los contribuyentes afectos al impuesto de primera categoría de la Ley sobre Impuesto a la Renta. Estos tendrán derecho a un crédito tributario en los ejercicios asociados a los pagos efectuados en dinero, en virtud de contratos de investigación y desarrollo celebrados con entidades inscritas en el Registro de Centros de Investigación.

Hasta la fecha, el 16% de estos centros son de la Región del Bío Bío.“Esta es una muy buena oportunidad en época de crisis, pues la ley les permite recuperar hasta un 46% de lo que gastaron. El Departamento de Ciencias de la Ingeniería está ya en el registro de centros I+D”, comentó la Directora de Ingeniería Civil Industrial Karin Cárdenas Artigas.

A diferencia de lo que ocurre en otros países, en Chile sólo el 30% de los privados invierte en esta área, siendo el Estado quien asume un rol más protagónico.

Para dar una visión de nuestra Universidad, Marco Mosca Arestizabal, Director de Investigación y Desarrollo de la Facultad de Ingeniería destacó el sello de investigación que caracteriza a la UNAB, a través de sus docentes, investigadores, programas de postgrado, entre otros. Esta Facultad como socio de la empresa ha generado conocimiento para crear competitividad.

Noticias relacionadas

Share This