Ciencia y Tecnología

Además de desarrollar investigación en epidemiología, la Dra. Sallaberry dirige actualmente la Unidad de Rehabilitación de Fauna Silvestre (UFAS) UNAB-Buin Zoo: entidad a cargo de la rehabilitación de especies silvestres y la reinserción a su hábitat natural. Como exalumna UNAB, comparte su visión, experiencias y consejos para futuros veterinarios.

Escrito por

“Estudié medicina veterinaria porque quería conservar fauna silvestre chilena”, cuenta Nicole Sallaberry, exalumna de Medicina Veterinaria de la Universidad Andrés Bello y directora de la Unidad de Rehabilitación de Fauna Silvestre (UFAS) UNAB-Buin Zoo. Este objetivo calzó con la orientación hacia especies “no convencionales” y la conservación de la biodiversidad que mantiene esta Escuela, caracterizada por impulsar la práctica de una medicina basada en la evidencia científica de animales domésticos, exóticos y silvestres.

“Fue la mejor decisión para mí, debido a que es una carrera generalista que ve todas las áreas de la medicina veterinaria –y, de hecho, muy fuerte en medicina menor-, pero que también incluye esta área de medicina zoológica o medicina de fauna silvestre”, detalla. Los conocimientos tempranos en esta línea de estudio le permitieron luego seguir un magíster en la Universidad Católica y perfeccionarse en este campo.

Otro aspecto que la profesional destaca es la dinámica de cercanía y acompañamiento que se da entre docentes y estudiantes, que en su caso significó participar desde primer año en proyectos de investigación y en dos publicaciones científicas durante el pregrado. Este impulso, comenta, le ayudó a seguir investigando hasta hoy, actualmente enfocada en epidemiología molecular evaluando patógenos y enfermedades de fauna silvestre.

“Esta simpatía y cercanía que tienen los profesores de la UNAB hacia los estudiantes potenciaron mi futuro, mi carrera, y es una dinámica que se sigue manteniendo; en la Unidad de Rehabilitación de Fauna Silvestre, por ejemplo, tenemos muchos estudiantes de 1er hasta 5to año.”

Espíritu crítico, observación y amor por el medio ambiente

“Algo muy relevante en medicina veterinaria es saber qué se quiere hacer, a qué te quieres dedicar; particularmente, si uno quiere trabajar en medicina de fauna silvestre o en conservación, es importante estar seguro, porque es mucho trabajo y estudio”, advierte la Dra. Sallaberry. Destaca también la importancia de plantearse una pregunta tras otra, ya que esas dudas, ese pensamiento crítico, va a hacer que el estudiante pueda lograr lo que quiera a futuro.

Finalmente, la académica comenta que lo más importante para quien le interese la conservación de la biodiversidad, es que le guste observar el medio ambiente, interactuar con él y amarlo, porque eso hace querer conservarlo y seguir manteniéndolo a futuro:

“Es un tema que tiene un valor intrínseco. El problema es que el ser humano se ha separado totalmente del medio ambiente, cuando nosotros somos parte del ecosistema. Mi sueño es lograr que el ser humano se integre nuevamente al medio ambiente y se sepa parte de un ecosistema que debe cuidar, porque el daño al entorno natural y a la salud animal afecta la salud humana. El cuidado del medio ambiente no es un lujo; es un tema prioritario porque teniendo el ecosistema estable se pueden estabilizar todas las otras problemáticas de una manera más simple”, señala.

“Somos miles de personas en el mundo que estamos unidos tratando de lograr que la gente se dé cuenta de que el consumismo y el crecimiento exponencial no lo es todo. Al revés: hay que volver un poco más a lo básico y cuidar el medio ambiente de distintas maneras; hay gente trabajando en reciclaje, en políticas públicas, en investigación. Cada persona tiene su rol.”

Noticias relacionadas

Share This