Cimarq
Escrito por

visitacimarq02Como una manera de acercarlos a parte de lo que implican las carreras de Ciencias del Mar, un grupo de jóvenes fue invitado al Centro de Investigación Marina Quintay de la Universidad Andrés Bello.

Muchas veces cuando se quiere estudiar una carrera no se conoce del todo las áreas en las que se puede desarrollar profesionalmente, por esa razón un grupo de estudiantes de Enseñanza Media y postulantes a la Educación Superior, fue invitado por la Escuela de Ciencias del Mar de la Universidad Andrés Bello para conocer en terreno las actividades que se desarrollan en su Centro de Investigación Marina Quintay (Cimarq-Quintay).

Loa jóvenes realizaron un recorrido por las instalaciones del moderno Centro que cuenta con una completa plataforma que incluye laboratorios especializados para la producción de larvas, semillas, juveniles de invertebrados y peces marinos, áreas de producción de dietas vivas, patios de reproductores y engorda y salas para la evaluación de dietas, además de laboratorios de biotecnología marina, microscopía y microfotografía. Posee además salas de clases, auditorio equipado, biblioteca especializada -con más de 200 títulos en el área de los recursos marinos-, laboratorio de computación y casona con capacidad para albergar a 28 personas.

De igual forma cuenta con una estación meteorológica que permite el registro continuo de la pluviosidad, fotoperíodo, intensidad y dirección del viento, temperatura, humedad y presión atmosférica; y una embarcación semi-rigida para 15 personas, completamente equipada, con licencia para navegar hasta 12 millas mar afuera.

Humberto Figueroa, uno de los jóvenes que participó de la actividad, destacó la infraestructura de Cimarq-Quintay -completamente equipada para recibir a los estudiantes de las carreras de la Facultad de Ecología y Recursos Naturales, y en especial a los de la Escuela de Ciencias del Mar- y se mostró muy impresionado con la tecnología aplicada en la producción de Juveniles de Congrio Colorado.

Por su parte Patricia Arenas, quien acaba de matricularse en Acuicultura, reforzó su decisión de haber optado por la Universidad Andrés Bello, ya que la infraestructura y tecnología que pudo conocer la entusiasmó aún más para comenzar la carrera y se enteró de otras áreas en las que no sabía que se podía desarrollar profesionalmente.

Paulina López, otra de las jóvenes que compartió la visita, se sintió muy motivada con el ejemplo de trabajo en conjunto que realiza Cimarq-Quintay con el Sindicato de Pescadores Artesanales de la caleta. “El intercambio de conocimientos, la colaboración mutua y la inclusión de las generaciones más jóvenes en la educación del cuidado de los recursos, es algo que no se ve siempre y me gustó mucho”.

Noticias relacionadas

Share This