Desarrollo marino sustentable reunió a expertos internacionales en la U. Andrés Bello

Escrito por mjorda

12 enero, 2011

Biólogos marinos ingleses y chilenos, se dieron cita en el Centro de Investigación Marina Quintay (Cimarq), para debatir sobre la disminución mundial de los recursos marinos y analizar cómo se puede establecer un enfoque ecosistémico para la pesca artesanal y evitar así la extracción desmesurada de algas, mariscos y peces.

Los océanos cubren el 70% del planeta y producen 80 millones de toneladas de alimento por año, correspondientes al 15% de la producción de la proteína global. Esas cifras revelan “la importancia de los océanos para sostener a la humanidad”, comentó el director del grupo de Biología Marina de la U. de Liverpool, Cris Frid, en la inauguración del Workshop “Ciencia para un desarrollo marino sustentable”, organizado por la carrera de Biología Marina de la U. Andrés Bello.

Según explicó el científico inglés, el mayor descenso de especies marinas se generó entre las décadas de 1990 y 2000, fenómeno que implicó serios cambios en la fauna de los océanos de todo el mundo. Los principales responsables fueron la explotación indiscriminada de especies que cumplen un rol de equilibrio ecológico, junto con el aumento de la demanda de consumo de recursos marinos por parte de la población que crece explosivamente año a año, además de otros factores que han perjudicado las condiciones naturales de los océanos.

La disminución de los recursos nacionales

En el encuentro, el director de la carrera de Biología Marina Roberto Meléndez explicó que Chile tiene 1282 especies marinas, de las cuales 70 se concentran en la Región de Valparaíso. El principal problema hoy es que el 75% de la pesca artesanal se concentra en tres especies importantes para consumo y comercialización:la anchoveta, merluza y sardina.

De acuerdo al especialista y según un catastro realizado sobre la cantidad de especies de la zona, desde el 2000 los recursos de la pesca artesanal han disminuido dramáticamente. Así por ejemplo, la reineta, el congrio negro y el congrio dorado han mostrado una baja sostenida.

Frente a esta problemática, los especialistas aseguran que la única forma de frenarla es mediante la regulación de la industria y protección de ciertas áreas marinas con el propósito de conservar los recursos naturales. “El rol de la ciencia es generar la mayor cantidad de información accesible a las personas para que sean conscientes de lo que está sucediendo con nuestros océanos. Sólo así podrán realizar acciones más responsables”, advierte Fried (en la foto a la izquierda).

El científico, destaca además, la relevancia de que las poblaciones marinas sean estudiadas con un enfoque ecosistémico, para generar estrategias que permitan manejar de manera sustentable la explotación marina.

Durante el encuentro los científicos discutieron diversos temas de investigación que permitirán la elaboración futura de proyectos que involucren a científicos y pescadores de las caletas de la Región de Valparaíso, con énfasis en Quintay. A su vez la actividad es la primera que se realiza en el marco del convenio que tienen ambas casas de estudios para realizar intercambios en la carrera de Biología Marina.

Envía tus comentarios a abmedios@unab.cl y síguenos en el twitter @noticiasunab.