Contaminación en Ventanas: Cuatro décadas bajo la nube tóxica

Escrito por Francisco Valenzuela

3 julio, 2012

 

La U. Andrés Bello organizó un debate sobre la problemática ambiental en la primera charla del ciclo “Actualidad en la mira”.

Las intoxicaciones registradas en niños de la zona, demuestran que las políticas ambientales siguen sin cumplir su objetivo y hacen urgente la necesidad de mejorar la fiscalización.

Ha sido un problema insoluble en la agenda ambiental hace 40 años. Trabajadores y comunidades han sufrido por décadas de las emisiones contaminantes emanadas desde centrales termoeléctricas y fundiciones de petróleo en localidades de la V Región como Puchuncaví, Los Maitenes y particularmente en Ventanas.

Con estos antecedentes, se realizó en la U. Andrés Bello el foro “Actualidad en la Mira 2012: Una Ventana a la Problemática Ambiental”, debate donde se abordó la situación  ambiental, social y económica del complejo Ventanas, ícono de la discusión de la sustentabilidad en Chile.

El foro moderado por Marcelo Mena, Director del Centro de Sustentabilidad UNAB, contó con la participación de un panel de especialistas compuesto por Manuel Tironi, MCs Planificación Urbana y Doctor en Sociología; Luis Pino, Presidente de la Asociación de ex funcionarios de Enami-Codelco V Región; Hernán Brücher, Seremi V Región Ministerio del Medio  Ambiente, quienes junto a Alfonso Salinas, gerente de Asuntos Corporativos de Gas Natural Licuado  (GNL) Quintero, dieron su impresión sobre el tema.

Para Manuel Tironi, contextualizar la percepción de los habitantes de las localidades afectadas por la contaminación no es sencillo. “Existe un gran pesimismo en torno a estos problemas. Si a eso le sumamos la falta de una postura activista y la escasa voluntad para irse del lugar de parte de los afectados, el desencanto se acentúa aún más”, sostuvo el sociólogo.

En tanto Luis Pino, ex analista químico en Chuquicamata, voz y rostro de quienes por años sufrieron la exposición a contaminantes, mostró a través de impactantes fotografías casos de trabajadores que estuvieron expuestos a la contaminación de plomo, zinc y manganeso, entre otros. Incluso citó su propia experiencia: “antes de cumplir los 40 años se me cayeron todos los dientes a causa del contacto con químicos y la escasa seguridad e información a los que fuimos expuestos”, sentenció.

Por su parte y en representación de la autoridad ministerial, el Seremi de la V Región, Hernán Brücher, puso paños fríos y aterrizó el tema sin dejar se reconocer responsabilidades históricas.

Comenzó por analizar la situación actual en las zonas cuestionadas y asumió los errores que hubo en el pasado y la deuda que asume el Gobierno en lugares en los que no hubo supervisión durante años. En la oportunidad anunció que “el Ministerio  de Medio Ambiente, junto con mejorar los controles a las estaciones de monitoreo, se encuentra controlando y reduciendo la captación de emisiones fugitivas. Nosotros como Seremi no seremos quienes bajaremos las emisiones, pero sí nos  encargaremos de sentar bases para regular el nivel de los contaminantes que se emitan y revertir el daño ocasionado”, aseguró.

Mientras, Alfonso Salinas, de GNL Quintero, asumió que si bien existen antecedentes históricos y los problemas actuales son consecuencia de una política deficiente que permitió contaminar sin restricciones en el pasado, empresas como Gas Natural Licuado (GNL) Quintero se encuentran “haciendo todos los esfuerzos para reducir y normar las emisiones a diario”. Además sostuvo que con una normativa más estricta a la actual se podrá recuperar a futuro la situación de localidades que han visto hipotecada su bienestar y la salud de sus habitantes en pos del desarrollo industrial”, concluyó Salinas.

Por Maximiliano Olavarría