Ciencia y Tecnología

El proyecto Aleks es una plataforma de ejercitación y retroalimentación en matemáticas, utilizada durante 2017 en todas las carreras de la FEN, diurno y vespertino, a nivel nacional. Tras su implementación hubo un arduo y meticuloso trabajo, respaldado en principios educativos fundamentales. Conoce en esta nota al profesor a cargo de este gran desafío.

Escrito por

Felipe Marín, coordinador del Departamento de Matemáticas de la Facultad de Ciencias Exactas, fue premiado por el ejercicio destacado de la docencia en el Consejo Académico celebrado a comienzos de este año. La razón es simple: fue la persona tras la implementación del proyecto Aleks en la UNAB. Se trata de un sistema de inteligencia artificial de ejercicios matemáticos para aprendizaje en línea que durante el 2017 fue utilizado por más de 2 mil 500 estudiantes en Santiago, Viña del Mar y Concepción.

Este proyecto nace el año 2016 en modo piloto con un curso vespertino de Matemática I de Ingeniería Comercial, abarcando 100 estudiantes. La plataforma, perteneciente a la editorial Mcgraw Hill, opera las 24 horas del día, todos los días de la semana, pudiendo acceder a ella desde cualquier computador o dispositivo móvil.

El sistema cuenta con más de 16 mil ejercicios y su respectivo feedback, resultando prácticamente inabarcable; sin embargo, gracias a un minucioso rediseño, el profesor Marín adaptó el sistema de tal manera que se entrelace estrechamente con la clase presencial que tiene el estudiante semana a semana, reduciendo significativamente la cantidad de ejercicios y adaptándolo a sus tiempos. Tras revisar cada programa de matemática inicial de todas las carreras de la Facultad de Economía y Negocios, se decidió extender el uso de la plataforma a todas ellas. Así, en 2017 Aleks cubrió a las cuatro carreras a nivel nacional, en régimen diurno, vespertino y advance.

Con esto, la selección de cada ejercicio y la creación de cada curso Aleks adecuado a las fechas y progresión de 55 cursos en las tres sedes, a cada perfil de egreso, en un lapso de tiempo muy acotado, fue un enorme desafío para este dedicado docente. Gracias a una meticulosa planificación, estrategia y continuo monitoreo, logró ser implementado y utilizado por más de 2 mil 500 estudiantes.

Acompañamiento y refuerzo constante

De acuerdo a Felipe Marín, además del ajuste de la plataforma, otro desafío importante fue lograr el interés y constancia del estudiante. Para ello, “estoy constantemente apoyando de manera horizontal a cada uno de los estudiantes, enviándoles mensajes y alertas personalizados según su desempeño con gráficas llamativas. El alumno no está solo; no es él contra el curso sino que la Universidad lo está acompañando”.

“Esto es un trabajo muy articulado donde estoy acompañando al estudiante en todo minuto a través de la plataforma; hay una preocupación por cada caso que considera un seguimiento individual, campañas didácticas, consejos y refuerzo positivo”, explica.

Destaca además lo interesante de este desafío desde el punto de vista de la educación, ya que se rompe el paradigma tradicional de enseñanza vertical; el profesor es más bien un facilitador de estrategias y metodologías de aprendizaje para los estudiantes. De esta forma, sumado a la metodología personalizada, busca llegar a ellos superando la barrera que muchos tienen frente a las matemáticas.

Luego de este año de marcha, el impacto de la plataforma está siendo evaluado. No obstante, un indicador sustancial de logro fue un alza cercana al 10% en la aprobación del curso inicial de matemáticas de manera transversal en la FEN.

Traspasando fronteras y próximos desafíos

El trabajo de Felipe Marín se hizo conocido y el éxito de esta implementación llegó a oídos de McGraw Hill Perú, mientras el académico exponía en la Reunión Latinoamericana de Matemática Educativa en la Universidad de Lima; la Universidad Andrés Bello era la única universidad chilena con tal cantidad de alumnos trabajando en Aleks, cuando otras instituciones no superan los 400. Luego fue invitado a exponer, como caso exitoso, en un congreso sobre el uso de TICS organizado por la editorial.

Los próximos pasos de este proyecto contemplan investigar sobre la relación y el impacto de la plataforma respecto al aprendizaje, junto con ampliar aún más su uso a cursos de Introducción a las Matemáticas de Ingeniería Civil; este año se está aplicando un piloto en una sección vespertina en Santiago. El objetivo es llegar a 4 mil estudiantes por año.

“En la UNAB los académicos estamos en constante búsqueda de estrategias para apoyar el proceso de aprendizaje. Los estudiantes pueden sentirse orgullosos de pertenecer a esta Universidad, ya que todo lo que hacemos es para ellos. Estamos apostando a hacer cambios metodológicos, pensando siempre en cómo podemos apoyarlos, cómo llegar a ellos de una forma lúdica y simple”, dice finalmente Felipe Marín. “También agradezco el apoyo de los profesores de las respectivas asignaturas donde estamos trabajando con Aleks. La plataforma hace su trabajo, pero la gran tarea es motivar a que los estudiantes trabajen y estudien, y en ello tienen mucha participación mis colegas”, concluye.

 

Noticias relacionadas

Share This