Ciencia y Tecnología

Camila Ahrendt es bióloga marina de la Universidad Andrés Bello, y magíster en la misma disciplina. Hoy se desempeña como directora científica de la fundación internacional Plastic Oceans en Chile, en la que lidera proyectos de investigación y educación en torno a los impactos del plástico en el planeta.

Escrito por

“Decidí dedicarme a la Biología Marina por la fascinación que siempre he tenido por el mar y todo lo que lo involucra”, relata Camila Ahrendt, exestudiante de esta carrera y del Magíster que imparte nuestra casa de estudios. “Vengo de una familia dedicada a áreas muy diferentes a la ciencia, sin embargo, fue mi misma familia la que me enseñó por primera vez a identificar los habitantes de las costas y a fascinarme por el mundo acuático”, agrega, respecto a sus inicios en este campo.

A lo largo de su trayectoria, esta joven científica ha cultivado la gestión e investigación científica asociada a la conservación y a la presión antrópica sobre los ecosistemas, con particular interés en el impacto de macro, micro y nanoplásticos en organismos marinos y el ser humano. Sobre sus áreas de estudio, recalca que para generar cambios positivos en el medio ambiente, es vital un compromiso multisectorial y un trabajo colaborativo. “De esta manera, la ciencia puede llegar a la sociedad para generar evidencias en las que distintos sectores apliquen su experticia”, señala.

Actualmente, Camila se desempeña como directora científica de la fundación internacional Plastic Oceans en Chile. Con una fuerte base científica, esta organización busca cambiar la relación que tiene el mundo con respecto al plástico, desarrollando educación ambiental sobre los impactos que tiene este material, e inspirando el cuidado y la conservación del planeta. En Chile –el cuarto país en donde se instala la fundación, y el único en Latinoamérica-, generan contenido específico a través de la investigación, desarrollo de proyectos sustentables, e impulsando soluciones locales.

Como bióloga marina, su rol es el de liderar el trabajo científico para que los distintos objetivos mencionados sean implementados en distintas áreas de la sociedad. “Para nosotros es vital el trabajo multisectorial, es por eso que realizamos proyectos y alianzas en conjunto con otras fundaciones, organizaciones públicas y privadas, academia y entidades internacionales”, comenta.

¿Qué distingue a la carrera de Biología Marina en la UNAB?

De acuerdo a Camila Ahrendt, cursar su pregrado y el Magíster en Biología Marina en la Universidad Andrés Bello tuvo un positivo impacto en su carrera, ya que se trata de una Escuela muy enfocada en sus alumnos, en sus necesidades y en los proyectos que nacen a partir de sus inquietudes.

“Lo/as académicos que conforman Biología Marina son de un altísimo nivel científico. Además, somos uno de los pocos grupos a nivel nacional, ligados a una casa universitaria, en trabajar con plásticos como línea de investigación científica, lo que sin duda, me ofrece oportunidades de seguir perfeccionándome como profesional y seguir aprendiendo.”

Paralelo a su labor en Plastic Oceans, hoy Camila continúa ligada a las actividades de investigación de la Escuela de Biología Marina de nuestra casa de estudios, desarrollando distintos proyectos científicos como investigadora asociada al Grupo de Biogeoquímica de Contaminantes de la Facultad de Ciencias de la Vida.

Noticias relacionadas

Share This