Novedosa bebida energética y fungicida sustentable obtienen premios en Concurso de Ideas Innovadoras

Escrito por mjorda

24 diciembre, 2010

El Bio-Pinnus y Omm, bebida refrescante y funcional antiestrés, son las dos iniciativas de alumnos de la Universidad Andrés Bello de Viña del Mar que resultaron premiadas en el concurso realizado por la incubadora Chrysalis y la Dirección de Innovación y emprendimiento de la UC de Valparaíso.

La génesis de este galardón se remonta a la cátedra Principios de Gestión de la carrera de Ingeniería en Biotecnología de la U. Andrés Bello. Allí los alumnos deben realizar un trabajo grupal de emprendimiento con una idea innovadora con potencial de negocio.

Este año el profesor Camilo Peña coordinó el envío de estos trabajos al Concurso de Ideas Innovadoras con Potencial de Negocio 2010, organizado por la incubadora Chrysalis y la Dirección de Innovación y emprendimiento de la UC de Valparaíso.

Entre 294 postulantes dos proyectos UNAB resultaron ganadores. Se trata de Omm, bebida refrescante y funcional antiestrés, cuyos creadores fueron Kazherine Salinas y Christian Carrillo. Omm no es la típica bebida energizante. Está elaborada con amaranto, una planta con múltiples propiedades nutricionales, antitumoral y anticolesterol, entre otras propiedades. Su periodo de cultivo es de corto plazo y tiene resistencia a condiciones extremas, por lo que puede ser producida a lo largo del país.

La otra idea galardonada fue de las alumnas Paula Aceituno, Yasna Jorquera, y María Francisca González. Ellas presentaron el Bio-Pinnus, un biopreservante para combatir la enfermedad del Chancro Resinoso que ataca el género del Pinus (árbol comúnmente llamado Pino), específicamente al Pinus radiata.

El Bio-Pinnus es un fungicida natural, biodegradable y amigable tanto con el medio ambiente como con la salud humana. Es altamente selectivo para combatir el hongo parásito Fusarium circinatum, inhibiendo el daño masivo en viveros y producciones mono focales, así como en la madera procesada.

Paula Aceituno, líder del proyecto, explica que la enfermedad del chancro resinoso se encuentra en España, Haití, Japón, Estados Unidos, México y a pesar de los controles del SAG, ahora en Chile. “Actualmente no existe ninguna alternativa en el mercado con estas características y las que se encuentran no son eficaces en su totalidad, son tóxicos y algunos no compatibles con la flora con la que convive el Pino ni con la salud humana”.

Los trabajos fueron los únicos ganadores del concurso en el ámbito de la biotecnología y contaron con el reconocimiento del jurado compuesto por el Rector de la PUCV, Claudio Elórtegui Raffo; el Vicerrector de Investigación y Estudios Avanzados PUCV, Joel Saavedra; el Presidente Directorio de Chrysalis, Andrés Rojas, entre otros.

Tras la premiación ambos proyectos ingresan a la etapa de pre incubadora, donde recibirán capital semilla de acuerdo a los avances y puesta en marcha del negocio.

Envía tus comentarios a abmedios@unab.cl y síguenos en el twitter @noticiasunab.

Pamela Pérez

pperez@unab.cl