Escolares culminan exitoso proyecto de investigación marina

Escrito por mjorda

22 diciembre, 2010

El estudio tuvo como objetivo estudiar la genética de los erizos negros de mar, iniciativa que se llevó a cabo en las instalaciones de la U. Andrés Bello Campus República y en el Centro de Investigación Marinas de Quintay (CIMARQ).

La ciencia es una de las áreas del saber que los escolares deben y se interesan por aprender. El inconveniente es que muchos estudiantes secundarios de nuestro país no tienen la posibilidad de investigar en terreno o de observar organismos vivos en un microscopio de calidad. Esta fue la oportunidad de 152 alumnos del Instituto Nacional y del Liceo Carmela Carvajal de Prat, quienes culminaron con éxito el proyecto “¡Pongámonos las Pilas!, Una mirada a las centrales energéticas de las células y su potencial uso Biotecnológico”, del programa EXPLORA CONICYT y la U. Andrés Bello.

La investigación que duró cerca de un año y tuvo como objetivo estudiar a los erizos negros de mar, finalizó el pasado viernes 17 de diciembre con la premiación de los alumnos participantes que cumplieron a cabalidad las diversas etapas de esta iniciativa. A la actividad asistió la decana de la Facultad de Ciencias Biológicas, María Inés Vera, el Dr. Alvaro Elorza, profesor asistente del Departamento de Biología de la UNAB y director del Proyecto EXPLORA, diversas autoridades de la Facultad y los representantes del Instituto Nacional y del Liceo Carmela Carvajal de Prat.

Durante la ceremonia, el profesor asociado de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Unab y director del proyecto, Alvaro Elorza explicó que los alumnos tuvieron la misión de comprobar que los erizos negros de mar actúan como biosensores tempranos de contaminación marina.

Los estudiantes debieron enfrentar diversas etapas durante la investigación: Instrucción en uso de Microscopio; Experimentación; Visita a la Fundación Ciencia para la Vida; Análisis de Resultados y Difusión. Durante la segunda fase, los jóvenes visitaron el Centro de Investigaciones Marinas de Quintay CIMARQ de la U. Andrés Bello, en donde cada viernes, durante tres meses, estudiaron a individuos de esta especie (Tetrapygus Níger) que habitaban en la bahía de Quintay y en Quintero, siendo ésta última la más expuesta a la contaminación industrial

El profesor Elorza trabajó con el equipo de investigación conformado por la directora de Bachillerato en Ciencias de la Unab, Erika Poblete (directora alterna del proyecto) y el Secretario Académico de la Escuela de Bioquímica Rubén Polanco, quien fue el Asesor Científico del los estudiantes.