Ciencias Biológicas

El estudio fue publicado por Frontiers in Microbiology y en él participaron científicos de nueve países entre los cuales se encuentra el Dr. Rubén Avendaño, quien advierte que el proceso productivo de mover peces, de un área geográfica a otra, incrementa las probabilidades que Flavobacterium psychrophilum, aumente su diversidad genética.

Escrito por

Chile ha alcanzado una posición de liderazgo mundial en la industria acuícola, llegando a ser el segundo país productor de salmónidos. Sin embargo, en los últimos 10 años han aparecido diversos factores que han desfavorecido su producción.

Entre estos factores se encuentran las mortalidades causadas por la bacteria Flavobacterium Psychrophilum, agente etiológico de la enfermedad bacteriana de agua fría (BCWD) y el síndrome del alevín de la trucha (RTFS). Enfermedad, responsable de las principales pérdidas durante la etapa de cultivo en pisciculturas de agua dulce en todo el mundo.

Pese al impacto económico que genera la bacteria, existen pocos estudios que permitan analizar bacterias de distintos orígenes geográficos capaces de dilucidar, a nivel genómico, sus implicancias en el proceso patológico. Razón que llevó a expertos de nueve países en el estudio de esta bacteria y entre los cuales se encuentra el académico de la Facultad de Ciencias de la Vida Sede Viña del Mar, Ruben Avendaño, a estudiar genéticamente la diversidad y distribución de este microorganismo que afecta, principalmente, a la trucha arcoíris.

Estudio de Campo

El control de esta bacteria, es complejo debido a sus múltiples métodos de propagación y diversos mecanismos de virulencia. De hecho, se sospecha que el comercio de peces de cultivos permitió su diseminación transcontinental, siendo Europa el origen de la bacteria.

Desde la publicación del primer genoma completo de F. psychrophilum en el año 2007, solo un número limitado de aislados adicionales han sido publicados dejando en evidencia la falta un análisis genómico comparativo global de la especie. Esta información permitiría encontrar genes de virulencia comunes entre los distintos aislados y que puedan ser blanco de nuevas medidas de control y prevención, distintas al uso de antibiótico y vacunas, respectivamente.

Teniendo en cuenta esto último, el profesor Avendaño, junto a científicos de Francia, Dinamarca, Noruega, Finlandia, Suiza, Italia, Estados Unidos y Japón, evaluaron la diversidad genómica de 41 secuencias de distintos aislados de la bacteria, considerando 30 genomas nuevos y otros 11 disponibles en distintas bases de datos.

Resultados

Los resultados de revelan que Flavobacterium psychrophilum alberga una diversidad genómica limitada tanto en términos de diversidad de nucleótidos como en términos de repertorio de genes, con un genoma central que representa aproximadamente el 80% de los genes en los genomas de cada aislados, sin embargo, el pan-genoma aparece “abierto”. Además, los investigadores también descubrieron que la recombinación es un componente clave del proceso evolutivo de la bacteria.

A partir de esto último, el Dr. Ruben Avendaño, explica que “uno de los hallazgo mas interesantes para la situación sanitaria de Chile, es la capacidad de recombinación de genes que posee esta bacteria”. “De hecho, es preocupante para Chile, debido a que por el propio proceso productivo de mover los peces de un área geográfica a otra y en ocasiones a pisciculturas que cultivan truchas de arcoíris y salmón del Atlántico deja totalmente abierta la puerta a que F. psychrophilum sea genéticamente cada vez mas diverso”, enfatiza Avendaño.

Asimismo, el investigador destaca que “en Chile la estructura de la población del patógeno es probablemente la consecuencia directa de las prácticas de cultivo de peces locales, que dependían hasta hace años atrás de la importación masiva de huevos de peces y donde las pisciculturas mantienen ambas especies en un mismo centro o realizan maquila de peces. Todo ello, se suma a la práctica común de transportar los peces dentro del país”.

Noticias relacionadas

Share This