Inauguran VI encuentro nacional de estudiantes de Ingeniería en Biotecnología (ENEIB) en Viña del Mar

Escrito por mjorda

23 agosto, 2011

La actividad comenzó con una charla dictada por el Dr. Pablo Valenzuela, Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y Tecnológicas 2002 y reune a estudiantes y académicos de 13 Universidades del país.

Alrededor de 400 participantes, provenientes de 13 universidades de Chile, se dieron cita en el casino Enjoy de Viña del Mar, para participar en la inauguración del VI Encuentro Nacional de Estudiantes de Biotecnología (ENEIB), actividad que se extenderá hasta el 25 de agosto. La reunión girará en torno a cuatro ejes temáticos: biotecnología acuícola, biotecnología vegetal, biotecnología de microorganismos y biotecnología biomédica.

“Las carreras de Biotecnología son relativamente nuevas, por lo tanto instancias que permitan que los estudiantes se conozcan y discutan sus trabajos científicos son muy valiosas para generar vínculos entre futuros colegas y conocer distintos enfoques y áreas de aplicación de la Biotecnología”, explica Lorena Marchant, directora de Ingeniería en Biotecnología de la UNAB en Viña del Mar, casa de estudios que organiza el encuentro.

Según Marchant, la actividad también permitirá a los estudiantes tener la oportunidad de interactuar con destacados investigadores y profesionales provenientes de distintas áreas de la biotecnología. De hecho el congreso contempla la participación como expositores de académicos de la UNAB y de otras casas de estudios como La Universidad Católica de Valparaíso, la Universidad de Concepción y la Universidad Católica. Entre ellos destacan los científicos Pablo Valenzuela, Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y Tecnológicas 2002 y Nibaldo Inestrosa, Premio Nacional de Ciencias 2008.

“Debido al impacto que ha tenido la Biotecnología a nivel mundial se hace cada vez más necesario explotar las posibilidades que esta disciplina ofrece al ser humano”, explica Marchant. La experta, agrega, que en Chile esta disciplina se puede aplicar en el mejoramiento de procesos como la extracción y fundición de cobre, la bioremediación de suelos, la diagnóstico temprano de patologías asociadas al cultivo del salmón, mejoramiento genético de especies forestales, frutícolas y vitivinícolas, por dar algunos ejemplos.