Director de Ingeniería en Minas lanza libro sobre minería chilena y sus desafíos en el siglo XXI

Escrito por María José Marconi

30 octubre, 2017

El rol de los metales para el desarrollo de energías limpias, la nueva relación con las comunidades y la integración de la mujer en la industria son algunos de los temas que aborda el libro “Chile: La minería en el siglo XXI”, del académico Fernando Acosta.

Portada_Ocho_LibrosLa minería ha mantenido un rol clave a lo largo de la historia de Chile, siendo un importante motor de desarrollo e incluso parte de la identidad nacional. El actual contexto de la industria y el mercado minero mundial ve involucradas temáticas emergentes como la sustentabilidad y medio ambiente; nuevos materiales, desarrollos e innovaciones; la creciente –pero aún escasa- participación de mujeres, entre otros.

Bajo este marco, Fernando Acosta, director de Ingeniería civil en Minas de la Universidad Andrés Bello, realizó una investigación de largo aliento que deviene en la publicación del libro “Chile: La minería en el siglo XXI. Dónde estamos, hacia dónde vamos”. Junto con reunir exhaustivos antecedentes, el autor realizó entrevistas a distintas autoridades del rubro y del ámbito de políticas públicas, como el expresidente Ricardo Lagos, Sergio Hernández, Óscar Landerretche, Diego Hernández, Jaime Pérez de Arce, Ignacio Moreno, entre otros.

Editado y distribuido por la editorial Ocho Libros, el libro será lanzado el próximo viernes 10 de noviembre, a las 12.00 horas, en el Campus República UNAB: Avenida República 399, Santiago, sala 001. Será presentado por un panel compuesto por Juan Enrique Morales (Codelco); Jorge Cantallopts (Cochilco); Gonzalo Badal (Ocho Libros), junto al autor y el Subsecretario de Minería, Erich Schnake, entre otros representantes del área.

Importancia del cobre y las energías verdes

Dividido en seis capítulos temáticos, el texto comienza analizando el cobre en comparación a otros commodities (como el acero o el petróleo), su importancia para el país, para la innovación y la economía circular. Haciendo una revisión en términos de producción y desarrollo económico, se muestra la evolución del mercado en los últimos veinte años.

Asimismo, uno de los ejes principales del libro corresponde a energía, sustentabilidad y medio ambiente. Acosta aborda la actual situación energética global, explicando “por qué nos encontramos en un periodo tan importante en términos de políticas públicas en relación con el cambio climático a nivel mundial”. Utilizando como referencia estadísticas y estudios de paleoclima, se destaca además el potencial de Chile como promotor de energías renovables, siendo un país minero.

“La energía eólica y solar han mostrado el mayor desarrollo en los últimos años, existiendo en Chile una cantidad gigantesca de materia prima; en particular, cobre, sus subproductos y litio. Se observa la importancia de estos elementos para promover y fomentar el desarrollo de estas tecnologías, como también se muestran estadísticas claras de cuánto se espera que aumente la demanda en las próximas décadas”, indica Acosta.

Relación con las comunidades y la integración de la mujer

Según el autor, el tema más difícil de resolver en la actualidad, y que en los últimos años ha cobrado cada vez más importancia, es la relación con las comunidades y la licencia social de operación. Gracias a las redes sociales, la sociedad se está organizando y manifestando más allá de la comunidad vecina a la mina. “Es una realidad que cambió la dinámica existente, y a ello debe apuntar la minería. En esa línea, el libro presenta propuestas de cómo acercar la minería a la gente, promoviendo además que esto se integre al currículum escolar”, dice Acosta.

Otro de los temas centrales es la participación de las mujeres en esta industria. La integración igualitaria de la mujer en distintos ámbitos es un objetivo transversal y valioso en sí mismo, señala Acosta, y la industria minera ha trabajado eso en los últimos años. No obstante, el autor va más allá de las cifras de integración y analiza la percepción que las mujeres tienen sobre la industria en términos de inclusión. Con ese fin, realizó una encuesta a dos grupos: estudiantes y profesionales de la minería, y por otro lado, niñas en edad escolar.

El autor adelanta algunas de las conclusiones al respecto; por ejemplo, se observó cómo entre las niñas se mantiene un imaginario de la minería asociado siempre a hombres y fuerza física, además de ambientes sucios y peligrosos. “Lo relacionan con una imagen que parece extraída de “Subterra”, percibiéndolo como un ámbito que no es para mujeres”, acota el autor. Así también, las estudiantes universitarias hablan directamente de situaciones de acoso y las dificultades de desenvolverse en un ambiente masculinizado. “A la minería le falta mucho para acercarse a grupos específicos de la población, y mientras no se dé ese paso, no van a entrar más mujeres a la industria”, concluye Acosta.

En suma, este libro busca instalar la idea de por qué el país debe entender la importancia de la minería más allá de su aporte económico y de empleo, proyectándose hacia el futuro de la industria.