Académicos UNAB se adjudican dos proyectos de investigación en la Antártica

Escrito por María José Marconi

8 noviembre, 2017

Los docentes Cristóbal Galbán (Ecología y Biodiversidad) y Francisco Fernandoy (Geología) encabezan proyectos seleccionados en el concurso regular 2017 del Instituto Antártico Chileno (INACH).

antarticaEl Concurso Regular del Instituto Antártico Chileno (INACH) adjudica anualmente fondos para el desarrollo de proyectos en la línea de sus distintas áreas de investigación. En su versión 2017 fueron seleccionados trece proyectos a nivel nacional, dos de los cuales corresponden a investigadores de la Universidad Andrés Bello: Cristóbal Galbán, del Departamento de Ecología y Biodiversidad, y Francisco Fernandoy, de Geología.

El profesor Galbán encabeza el estudio “Influencia de la Bomba biológica en la Biogeoquímica de Contaminantes Orgánicos Persistentes en Ambientes Prístinos”, enfocado en los Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs) que llegan a la Antártica por el transporte atmosférico a larga distancia, por corrientes oceánicas y animales migratorios. “El Océano Antártico es un sumidero para muchos de estos contaminantes, sin embargo, poco se sabe de la transferencia de COPs a lo largo de la cadena trófica en el Océano Antártico, donde el krill juega un importante papel como nodo ecológico entre los productores primarios y los consumidores”, explica el investigador.

Así, este proyecto pretende medir las concentraciones de COPs en diferentes matrices ambientales durante un periodo de dos meses en zonas de alta o moderadamente alta productividad en la Antártica, pudiendo estimarse la magnitud de los flujos de COPs a través de la cadena trófica y de la sedimentación.

En tanto, el proyecto del profesor Fernandoy propone estudiar la química del hielo como un indicador indirecto de las modificaciones en los patrones de circulación atmosférica en la Península Antártica. “La evidencia científica muestra que el aumento de la temperatura observado en ciertas áreas de la Antártica, se debe a varios factores influenciados por el hombre. Esto ha causado que masas de aire que transportan calor y humedad de zonas tropicales, lleguen a la costa de la Antártica más frecuentemente”, explica Fernandoy.

Los efectos se ven, por ejemplo, en el retroceso y una importante pérdida de masa de los glaciares, asociado al aumento de temperatura del aire y de las precipitaciones. “Nosotros proponemos que estudiando la composición química del hielo, podemos reconstruir las condiciones atmosféricas actuales y del pasado. Entonces, tomando muestras del mar congelado y los glaciares de la Península, podremos estudiar este proceso de calentamiento a lo largo de las últimas décadas en esta región.”

El proyecto “Química de hielos: Un indicador indirecto del aumento de la circulación atmosférica de las última décadas en la Península Antártica” será un trabajo en conjunto de investigadores de la UNAB Dra. Delia Rodríguez (sede Concepión), Dr. Yanko Moreno (sede Viña del Mar), junto a investigadores internacionales de Alemania y el Reino Unido. Comenzará en 2018 y se extenderá por tres años, con campañas de terreno todos los años.