Sociología UNAB realiza primera radiografía a la realidad laboral de los recicladores de Santiago

Escrito por Macarena Villa

8 julio, 2015

AFICHE FINALEn medio de la discusión del proyecto de Ley de Fomento al Reciclaje, la Escuela de Sociología de la Universidad Andrés Bello (UNAB) realizó la Primera Encuesta sobre Condiciones Socio-Laborales de Recicladores en la Región Metropolitana.

La presentación se realizará en el Seminario “I Encuesta de Recicladores en el Gran Santiago: hacia una nueva política de reciclaje, sus análisis y desafíos”, que se efectuará este miércoles 15 de julio, a las 9.30 horas, en la Sala de Lectura del Ex Congreso Nacional, calle Compañía de Jesús 1131, Santiago.

La encuesta se aplicó a 404 trabajadores de Quinta Normal, Recoleta, Santiago y Peñalolén que participan en el proyecto de Reciclaje Inclusivo Comunal (RIC), que ejecuta Fundación Casa de la Paz y el Movimiento Nacional de Recicladores de Chile (MNRCH) junto a otros actores públicos y privados. En ella se abordó: condiciones laborales, sostenibilidad financiera, informalidad y desvinculación orgánica con el mundo del trabajo, nivel educacional y expectativas.

Tras la intervención del Ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, y la presentación de los resultados, se realizará una mesa de análisis en la que participarán Claudio Orrego, intendente metropolitano; Andrea Molina, diputada UDI; Carolina Tohá, alcaldesa de Santiago, y Exequiel Estay, del Movimiento Nacional de Recicladores de Chile, entre otros invitados.

En los dos últimos años, el proyecto RIC se ha enfocado en incorporar a los recicladores a los mercados de materiales reciclables (PET, plásticos, cartón, vidrio, aluminio y papel, etc.) y en los sistemas de gestión de residuos sólidos municipales para mejorar sus ingresos y las condiciones en que desarrollan su actividad. De ahí la importancia de conocer quiénes y cómo son los recicladores. Aunque no existen cifras oficiales, se estima que en Chile hay alrededor de 60 mil recicladores informales, mientras en América Latina, según el BID, la cifra supera los 4 millones.