“Estudiar en Europa te amplía las posibilidades frente al futuro profesional”

Escrito por Valeria Aspillaga

29 marzo, 2017

Campus creativo Viña 4Próximos a obtener su doble titulación, en la Universidad Andrés Bello y la Universidad Europea de Madrid, los estudiantes Camila Espinoza y Juan Pavez, destacan lo positivo de acceder a la doble titulación.

Teniendo siempre la clara convicción de que la posibilidad de estudiar en el exterior era una positiva oportunidad, Camila Espinoza y Juan Pavez ingresaron a la carrera de Arquitectura de Campus Creativo UNAB Viña del mar, motivados en gran parte por la doble titulación que ofrece esta casa de estudios.

“Yo ingrese a la universidad porque tenían este convenio de doble titulación y esta era una de mis metas. Hice mis materias, las que correspondían hasta cuarto año, manteniendo un promedio de 5,5 que es requisito y no atrasarme en ninguna materia”, explico Camila Espinoza.

Asimismo, Juan Carlos Pavez comentó que “desde niño quise estudiar arquitectura y decía que quería estudiar en la Universidad de Bellas artes de Madrid, que no existe, pero era algo que yo imaginaba. Cuando vi que la universidad tenía este convenio dije vale hay que postular y tratar de viajar. A mí me dieron la beca Santander de excelencia académica y con esto accedí a viajar para la doble titulación”.

Tanto Camila como Juan concuerdan en los beneficios, pese a las dificultades y exigencias, que tiene el acceder a la doble titulación. “La U esta acá muy bien preparada en algunos aspectos pero le falta en otros, Viña tiene mucho de la vieja escuela en tanto en España aprendimos el uso de la tecnología, adquirimos este lenguaje y cada día vemos como esto va creciendo día a día… lenguajes gráficos que tuvimos que desarrollar en España, allá te dicen creen, libérense porque luego vendrá la parte aburrida de la arquitectura”.

“En España hay libertad para crear y esa es una diferencia, acá es todo más guiado, y para nosotros fue muy bueno porque pudimos complementar lo bueno de ambas universidades. Lo que aprendimos en España nos gustaría aplicarlo acá, es una metodología muy buena. Vemos que en Chile y sobre todo en Santiago hay estudios que buscan hacer cosas pero veo la necesidad de cambio en la docencia, aplicando ambas metodologías”, precisa Juan.

Pese a que inicialmente viajarían por un año, la estadía se prolongó a tres, dado que debieron cursar materias nuevas y cumplir con los créditos exigidos en la Universidad Europea de Madrid. “Nosotros tenemos una malla en Chile y en España existe otra mallas, por tanto las dos universidades tuvieron que ver la convalidación de materias y créditos que faltaban por cursar. Cuando realizamos la convalidación surgieron varias materias que tuvimos que cursar y que eran propias de España al no tener homologación directa o son requisito para el proyecto de título como legislación o normativa que son específicas”, explicó Camila, agregando que “nosotros llegamos a Europa y nos quedaba un mes para volver y nos dicen que con los estudios que teníamos no podríamos firmar como arquitectos en España entonces la UNAB se hizo cargo de estos cambios y nos pagó el resto de las materias que faltaban y del proyecto final y así sumamos los tres años. Esto sucedió porque recién se estaba implementando el sistema y no había ninguna generación anterior y por ello hasta la misma universidad en España estaba enredada, pero finalmente todo resultó como lo habíamos proyectado”.

Proyectos destacados

Vale precisar que tanto Camila como Juan se destacaron en la presentación de sus proyectos de título al no sólo aprobar sino que acceder a la defensa de su trabajo para obtener calificación sobresaliente. “Nos presentamos más de 30 estudiantes y solo cuatro pasamos a la defensa oral, donde te dan la oportunidad de aumentar tu nota, allá para aprobar se requiere nota 8 (de 10) y la modalidad es que te llega la información y junto a la calificación dice Oral, y esto significa que puedes defender tu proyecto para aumentar la nota… la sensación es máxima y bueno nosotros dos pasamos a esta etapa y logramos un 9”, explica Camila y agrega “otra diferencia que se da afuera es la colaboración, mi proyecto no lo hice yo y Juan tampoco el suyo, nos involucramos ambos en el proyecto del otro y no solo nosotros también otros compañeros porque allá todos se ayudan con todos, eso es muy positivo, todos se apoyan, te ayudan el fin de semana, se genera un mundo de colaboración que es muy positivo”..

El proyecto final de Camila consistió en la implementación de un aviario natural en una isla frente a Puerto Montt, en tanto Juan presentó una nueva estación y reactivación de ferrocarriles en Calama.
“El proyecto final nos condujo al título en ambas universidades, ya estamos listos y dentro de abril estaríamos titulados en ambas universidades”, precisa Juan.

Finalmente y tras la experiencia de haber cursado estudios en España, Camila sostiene que “toda experiencia afuera, aunque sea de tres meses es buena, cuesta, hay que adaptarse y sobre todo en la parte académica de las metodologías es difícil, yo recomendaría como mínimo estar seis meses para conocer este mundo, el salir del país de tu burbuja es bueno, además estudiar afuera sin duda que te abre más posibilidades”.

“Uno no puede quedarse estático en un solo lugar, estudiar en otro país es bueno, ayuda a generar vínculos y contactos que son fuertes y que ayudan. La Universidad en España es muy diversa teníamos compañeros de Egipto, India, Ecuador, Francia, entonces todos somos extranjeros y por ello la ganancia y el aprendizaje es tremendo”.

Campus creativo Viña 1